Satsang de la semana

e2bf3b11df0b872112757f1c2fee6e32 L

SINTESIS SATSANG 16.03.2019
Enseñanzas de Amma, compartidas por Ânand

Nuestras negatividades

*Pregunta: Sobre la ira, avaricia, lujuria, que aparece en nosotros.

*Para ir más allá de nuestras debilidades, debemos enfocar la Meta de la vida.

*Es necesario un anhelo muy fuerte de alcanzar la Meta en esta vida.

*¿Cuál debería ser esta intensidad?

*Cuando uno tiene un ataque cardíaco, al recuperarse le dicen que no hable mucho, y aunque le gusta hacerlo, sigue las instrucciones del doctor.

*Si a un diabético le recomiendan no comer dulces, sino morirá; para no morirse obedece las instrucciones del doctor.

*Si una manguera tiene muchos agujeros, la presión del agua llega débil al final, no con la intensidad del principio cuando sale del grifo.

*Cuando nos damos cuenta de cuanto daño nos hacen; la ira, la lujuria, la avaricia, cuando aparecen, inmediatamente tendremos fuerza para dejar de actuar de esta manera.

*Debemos tener la fuerza y convicción de alcanzar la Meta. De no volver a nacer.

*Y así nada nos distraerá de nuestro camino.

*Cuando un estudiante quiere aprobar sus exámenes y ser el mejor de la clase, sólo estudia, sin fijarse en nada, porque quiere ser el mejor.

*Si a una persona muy querida la llevan al hospital, salimos inmediatamente para allá, ni nos paramos ni nos distrae nada, sólo pensamos en llegar cuanto antes al hospital.

*Si enfocamos así nuestra mente en la Meta, nada nos distraerá.

*Cuando empezamos a evolucionar espiritualmente, las tendencias negativas empiezan a desaparecer.

*Pero necesitamos intensidad.

*Una persona ordinaria es como un poste eléctrico.

*Una persona sincera en su práctica espiritual es como un transformador, usa energía para sí mismo, y reparte al mundo entero.

*Si no nos dejamos llevar por los sentidos, si podemos restringir el poder de los sentidos y no dejarnos llevar por ellos, esta energía nos ayudará a ir más rápido en el camino espiritual.

*Mucha energía se pierde a través de nuestros pensamientos y placeres sensoriales.

*Si controlamos esta energía, fluye hacia Dios, y esto nos ayuda a realizar el Ser.

*Si una persona no puede nadar en un pequeño río, como nadará en el océano.

*Es muy difícil sobrepasar los pensamientos de lujuria que vienen a nuestra mente.

*Hay personas de 90 años que le consultan a Amma, porque todavía tienen estos deseos.

*Después de casados, igual el hombre que la mujer, sienten atracción hacia otros, pero si quieren mantener el matrimonio intacto se abstendrán de tener relaciones con otras personas.

*Para eso usas tu discernimiento y ecuanimidad, porque te quieres mantener unido a tu pareja.

*Estas dos cualidades: el discernimiento y la ecuanimidad, son las que nos ayudarán a trascender estas atracciones.

*La gente dice que no hay nada malo en el sexo.

*Si experimentamos mucho placer y continuadamente en el sexo, tenderemos a caer, pues se pierde mucha energía que necesitamos para nuestro progreso espiritual.

*También si experimentamos mucho placer en otras sensaciones, nos afecta a nuestro progreso espiritual.

*El dejarse llevar por los sentidos, lleva al buscador sincero a perder mucha energía. Nos daña mucho.

*Usar nuestro discernimiento para caminar y llegar a la Verdad.

*Hay ciertas reglas para seguir el camino espiritual.

*La mano pone la comida en la boca, sabe donde está la boca porque nuestro deseo de comer es muy grande.

*Con esta intensidad en alcanzar la Meta, los deseos, la ira, la avaricia, la lujuria, irán desapareciendo.

*Podemos comer mucho chocolate, en un momento dado, pero luego tendremos que sufrir las consecuencias.

RESUMEN

Hoy Amma nos habla de todo aquello que de una u otra manera nos impide ser felices continuamente.

A la persona que pregunta le preocupa, o lo que mas le molesta es, la ira, la lujuria, la avaricia.

Aunque forman parte de nuestra naturaleza otras negatividades que nos impiden conectar con la felicidad verdadera que poseemos: el orgullo, los deseos, los celos,...

Todas estas negatividades son la gruesa cortina que nos separa de la paz en la mente.

Y cuando todavía no hemos descubierto el objetivo de la vida, del para que estamos en el mundo, nos parece de lo más normal. Decimos: cada uno es como es.

Hasta incluso decimos, es que yo soy así y no voy a cambiar.

Estamos convencidos de que Dios, si creemos en Èl, nos ha hecho así.

Luego los que tenemos la fortuna de encontrar a una Maestra verdadera, nos vamos enterando de que el objetivo del ser humano es precisamente quitarse estas negatividades de encima.

Y ya dejamos de decir: es que yo soy así, y no voy a cambiar, porque la Maestra nos dice:

Sí hija, sí hijo, es cierto que tú eres así, pero no es cierto que no puedas cambiar, pues el éxito está en que tires por la borda todo esto que crees que eres, y cambies totalmente. Se trata de que te conviertas en otra persona.

Y para ayudarte está Amma contigo.

Amma nos coge de la mano, y con Su mano nos transmite la fuerza para ir descorriendo la gruesa cortina.

Cuando por uno u otro medio nos enteramos que Amma está aquí, cuando llegamos a Amma, Amma nos enamora, y cuando ya estamos bien enamorados de Amma, nos dice: Venga vamos a trabajar un poco hija, venga hijo anda por ahí que irás mejor.

A ver si podemos mover la tupida cortina aunque sólo sea un milímetro, y así podrá entrar Amma dentro de ti.

¿Y cómo lo hace esto Amma?

Amma desde Su Omnisciencia, desde Su Omnipresencia, nos va creando las situaciones adecuadas a cada uno, a cada una.

Estas circunstancias que hace llegar a nuestra vida son para que nos demos verdadera cuenta de la potencia que tiene cada una de las negatividades que anidan en nosotros.

¿Cómo puede ser que sea capaz de manifestar tanta ira?

¿Cómo es posible que me bombardeen continuamente los pensamientos de lujuria?

¿Cómo puedo ser tan rácano con mi dinero, incluso en cosas de Amma?

¿Porqué tengo que empeñarme en que prevalezca mi opinión?

Van apareciendo estas preguntas en nuestra mente, porque...

Amma nos remueve hasta lo más profundo de nosotros mismos, precisamente para que nos demos cuenta de cuantos tipos de enfermedad tenemos y la intensidad de cada una de ellas.

Y para ello nos va poniendo en el camino a aquellas personas que pueden tocar los resortes que nos ponen en contacto con nuestras negatividades.

Nos va haciendo llegar los trabajos o seva, que harán que salgan a flote aquellos flecos que es necesario que nos demos cuenta que existen en nosotros.

No deberíamos preocuparnos porque todas estas negatividades aparezcan ante nosotros, al contrario, aceptar que están ahí, y que este es el trabajo que tenemos.

Agradecer a Amma que esté con nosotros con los medicamentos preparados para tratar todas estas enfermedades.

Deberíamos aceptar que estamos enfermos; en realidad el ser humano está enfermo, y tratar cada una de nuestras negatividades, como enfermedades que son.

¿Porqué?

Todos sabemos la importancia que tiene la actitud con la que vive una persona una enfermedad física.

El mismo grado de una enfermedad determinada, remitirá más rápidamente en un ser humano con actitud optimista y dispuesto a seguir absolutamente todo lo que le diga el doctor, que con una persona de carácter negativo y que se considere derrotado, que se considere una víctima.

De la misma manera deberíamos interpretar las situaciones que Amma nos crea para que reconozcamos el tipo de enfermedad o negatividad a sanar en cada momento.

El impacto o reacción inicial no lo podremos evitar en una situación entre personas, pero lo más pronto que puedas acude a la reflexión, agradece a Amma la circunstancia que te crea, y obsérvate en cuanto a lo que te está pidiendo, e independientemente de lo que le pida a la otra persona, la cual tiene su propia relación con Amma.

Tú céntrate en lo que te pide a ti.

Esta será la actitud que te ayudará a que aquella negatividad vaya perdiendo fuerza en tu vida.

Cuando las negatividades se van calmando, va entrando la paz en nuestra mente.

Si no es una situación con otra persona lo que hace aparecer la negatividad ante ti, y la negatividad aparece por ejemplo a través de pensamientos sexuales más o menos continuados, lo mejor que podemos hacer es orar fervientemente a Amma para que nos ayude; orar con todas nuestras fuerzas a Amma, para que se lleve estos pensamientos o cualesquiera otros que vayan emparejados a negatividades.

En relación a este tipo de pensamientos Amma nos dice:

“Es muy difícil sobrepasar los pensamientos de lujuria que vienen a nuestra mente, hay personas con 90 años que consultan a Amma porque todavía tienen estos deseos”.

“La gente dice que no hay nada malo en el sexo”.

“Si experimentamos mucho placer y continuadamente en el sexo, tenderemos a caer, se pierde mucha energía que necesitamos para nuestro progreso espiritual”.

“Mucha energía se pierde a través de nuestros pensamientos y placeres sensoriales”.

“Si controlamos más, esta energía fluye hacia Dios, y esto nos ayuda a realizar el Ser”.

“Si no nos dejamos llevar por los sentidos, si podemos restringir el poder de los sentidos, y no dejarnos llevar por ellos, esta energía nos ayudará a ir más rápido en el camino espìritual”.

“El dejarse llevar por los sentidos lleva al buscador sincero a perder mucha energía, nos daña mucho”.

Paramahansa Yogananda decía que la energía sexual son ojas, sin hache, y que es una energía muy poderosa, que al evitar la práctica sexual, nos lleva en volandas hacia Dios.

No hay que sentir culpabilidad cuando reconozcamos a las negatividades que cada uno lleva consigo, lo que debemos de tener es mucha disposición de trabajarlas.

Cuando vivía en Amritapuri, a veces llegaban personas, que Amma debía considerar que ya estaban preparadas, y les daba el trabajo necesario para que se dieran cuenta de sus negatividades.

Y claro, cuando las circunstancias hacen aparecer nuestras negatividades, hasta nos podemos quedar sorprendidos de nuestras propias reacciones

Y algunos decían: Uy! Uy! No sé que me pasa, pero yo no era así, ni tenía este mal carácter. Esto sólo me pasa desde que estoy aquí en el ashram, por lo tanto me voy.

Esto es huir.

Huir es una de las peores cosas que podemos hacer.

Lo mejor es reconocer la negatividad, aceptarla, y recurrir a las enseñanzas de Amma para que pierda fuerza.

Si no afrontamos nuestras negatividades, las circunstancias que Dios nos crea para sanarlas, se reproducirán con más énfasis.

Amma nos dice que no es nada fácil lidiar con nuestras negatividades, por lo que la única solución es, aplicarnos sin desfallecer.

Amma nos lo transmite así:

“Para ir más allá de nuestras debilidades debemos enfocar la Meta de la vida”.

“Es necesario un anhelo muy fuerte de alcanzar la Meta en esta vida”.

“¿Cuál debería ser esta intensidad?”.

“Cuando alguien tiene un ataque cardíaco, al recuperarse le dicen que no hable mucho, y aunque le gusta hacerlo, sigue las instrucciones del doctor”.

“Cuando un estudiante quiere aprobar sus exámenes y ser el mejor de la clase, sólo estudia, sin fijarse en nada más”.

“Si enfocamos así nuestra mente en la Meta, nada nos distraerá”.

“Debemos tener la fuerza y convicción de alcanzar la Meta, de no volver a nacer, y así nada nos distraerá de nuestro camino”.

“Cuando nos damos cuenta de cuanto daño nos hacen: la ira, la lujuria, la avaricia, el orgullo, los celos,... cuando aparecen, inmediatamente tendremos fuerza para dejar de actuar de esta manera”.

“Cuando empezamos a evolucionar espiritualmente, las tendencias negativas empiezan a desaparecer, pero necesitamos intensidad”.

“Una persona ordinaria es como un poste eléctrico”.

“Una persona sincera en su práctica espiritual es como un transformador, usa energía para sí mismo y reparte al mundo entero”.

Ya vemos que la clave para hacer que nuestras negatividades vayan perdiendo fuerza está en la intensidad que ponemos en querer encontrar a Dios.

En esta actitud está la clave.

Tenemos que estar muy alerta, tenemos que estar muy centrados para hacer que todo lo positivo que llevamos con nosotros, que es mucho, prevalezca sobre lo negativo.

Y no lo tenemos que hacer por nadie, sino pensando solamente en nuestro propio bienestar.

El mismo cuidado, el mismo mimo con que tratamos a nuestro cuerpo cuando está enfermo, es el que debemos aplicar para liberar a nuestra alma.

Nuestra alma está prisionera entre los barrotes de nuestras tendencias negativas.

Escuchando a nuestra alma, es de donde sacamos las fuerzas que nos dan el entusiasmo para no desfallecer.

Amma nos dice que usemos el discernimiento y la ecuanimidad mientras recorremos el camino hacia Dios.

Y también nos dice Amma que hay ciertas reglas para seguir el camino espiritual.

Si no las seguimos, seremos como aquella manguera llena de agujeros, por donde circula el agua con lentitud, por la fuerza que va perdiendo por cada uno de los agujeros, es un ejemplo de Amma.

Estos agujeros son las distracciones que tenemos mientras recorremos el camino en el que estamos, son las distracciones que nos hacer perder ímpetu en la búsqueda.

Amma nos habla de conseguir la Verdad, y que con las reglas la podemos conseguir.

Nosotros decidimos si la seguimos, o no la seguimos, o hasta donde la seguimos.

Por esto nos recuerda que todos nuestros actos tendrán sus consecuencias, y nos pone el ejemplo de que podemos comer mucho chocolate, en un momento dado, pero luego tendremos que sufrir las consecuencias.

Dios no obliga a nada a nadie, pero cuando se tiene verdadero deseo de acercarte a Amma, notas como Su mano, te coge la tuya, y te va llevando con amor y con firmeza hacia Ella, con todo el amor de Madre, y con toda la firmeza para que no te caigas.

Cuidado que por ahí no es hijo, y al mismo tiempo tirándote con fuerza.

Cuando piensas, Uy! Que bien, parece que ya alcanzo a subir este peldaño, pues el pie se está acercando al borde del peldaño que intentas subir, nos podemos imaginar que estamos subiendo una escalera, en este momento Amma ya te está tirando con fuerza para que subas al siguiente peldaño.

Es la escalera de la felicidad.

En lo más alto de la escalera está Amma.

Y Amma desde lo alto de la escalera nos muestra Su sonrisa divina, mientras abre Sus brazos para acogernos.

OM NAMAH SHIVAYA

¿NOS CONDICIONA EL PASADO?

PRÁCTICAS ESPIRITUALES - 2ª Parte

Tienes que aceptar nuestras cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web. We use cookies to improve our website and your experience when using it. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information