Lunes, 01 Abril 2019 14:48

Los árboles ya están plantados

Los árboles que se regalaron en Navidad, con la campaña "Regala un árbol" ya están plantados.
En total, se trataba de 50 árboles que fueron regalados no solo en Navidad sino también como regalos de todo tipo. 

Además, también 79 niños y niñas de toda España nacidos en 2018 también tendrán un árbol en Segovia, gracias a un donativo de una aseguradora privada de salud que ha regalado un árbol a todos los niños y niñas que nacieron en sus hospitales la semana del Día del Medio Ambiente de 2018.
Este fin de semana se han plantado 80 árboles dentro de la campaña que está desarrollando Greenfriends llamada "Regala un árbol", que ofrece la posibilidad de hacer regalos responsables, fomentando la reflexión sobre nuestro vínculo con la naturaleza. 
 
Fue la última plantación de esta temporada y se realizó en plena meseta castellana, en Marazuela, provincia de Segovia.

AMMA EN DIRECTE DES D'Amritapuri

amma directo

Inici en la festivitat del Guru Purnima

Mentre el món continua lluitant a causa del coronavirus i les diverses restriccions socials vigents com precaucions de seguretat, Amma sap que els seus devots a tot el món se senten molt tristos per no poder veure-la en persona. Per ajudar els devots a sentir-se més connectats amb Amma durant aquest temps, el Centre MA d'EE. UU ha creat un sistema per transmetre en viu els bhajans, la meditació, les oracions de pau i els satsangs dels seus deixebles monàstics.

Aquests vídeos en directe, es retransmetran tots els dissabtes de 17:00-21:00 IST, hora estàndard de l'Índia (13:30-17:30 a Espanya).

IMPORTANT: Caldrà registrar-se per poder veure les retransmissions en directe..

Si us plau, segueix aquestes instruccions per registrar-te, i després fes clic al botó de sota. El botó et portarà a una pàgina de registre.
A el final d'aquesta pàgina diu "No té compte? Crea un compte". Fes clic a "Crea un compte" i et portarà a una pàgina diferent. 
No surtis d'aquesta pàgina! Obre el teu correu electrònic en una altra finestra. Se t'enviarà un codi de verificació a l'adreça de correu electrònic que es va utilitzar per crear el compte. Copia el codi de verificació a la casella corresponent i continua.
La següent pàgina et donarà l'opció de fer una donació  o veure l'esdeveniment en viu. Seleccioneu segons correspongui i gaudiu.
Per defecte, romandràs connectat durant 30 dies a menys que facis clic al botó de baixa a la part superior dreta de la pàgina.

Registra't o accedeix a aquest enllaç: https://amma-live.amma.org/

Encara que Amma no podrà realitzar les seves gires normals aquest any, la Fundació M.A. Center Spain voldria oferir-te la oportunitat de donar suport a les activitats de caritat d'Amma a través d'aquests esdeveniments en línia.

Considera que la millor manera de rebre és donar. L'exemple ens el dóna Amma, Ella dóna, dóna, dóna, ... sense esperar res a canvi.
Quan fem un donatiu a ETW, l'Obra Humanitària de Amma, ens desprenem de part del nostre ego, ens acostem una mica més a Déu.

"Només donant serem rebuts". Amma


Gràcies pels vostres donatius als M.A. Centers, en suport de les activitats humanitàries d'Amma a tot el món. La Fundació M.A. Center Spain, suport legal de l'Obra Humanitària ETW a Espanya, és considerada una institució sense ànim de lucre, de manera que les donacions desgraven el màxim que permet la llei.




~ Om Lokah Samastah Sukhino Bhavantu ~



Domingo, 09 Agosto 2020 14:39

ESTAR LEJOS DE AMMA Destacado

¿Qué es satsang?

 

Satsang: Sat: Verdad, Ser. Sanga: unirse a.

Satsang: unirse a la Verdad, al Ser. Estar en compañía de un Mahatma (Maestro Realizado). También escuchar un debate o charla espiritual. Encuentros para hablar de la Verdad Suprema. 

En el centro Amma de Piera el satsang consiste en una breve meditación, en la recitación de los 108 nombres de Amma, lectura y reflexiones por parte de Ânand de las enseñanzas de Amma, bhajans (cantos devocionales), meditación MA-OM, meditación de las flores con la voz de Amma y Arati.

Iniciamos con una breve meditación que nos sirve para interiorizarnos y estar más presentes en el ahora.


SINTESIS SATSANG 08.08.2020
Enseñanzas de Amma, compartidas por Ânand

ESTAR LEJOS DE AMMA

Pregunta: Cuando tengo que regresar a mi país y estar alejada de Ti, me siento huérfana y triste. Qué debo hacer Madre?

AMMA: Amma sabe que es muy doloroso, cuando Sus hijos tienen que marcharse, y estar lejos de Su cuerpo físico. Amma ha pasado momentos preciosos contigo, recuerda estas experiencias, esto te ayudará a estar conectada con Amma todo el tiempo. Incluso cuando Amma te regaña, es un tesoro incalculable, recuerda todos los momentos con Ella. Donde hay amor verdadero, la distancia no es una barrera. El Sol, los rayos de Sol, hacen florecer la flor de loto en la distancia.

Historia: Sri Krishna y las gopis, cuando Krishna abandonó Vrindaban, las gopis estaban muy tristes, las calles quedaron vacías, nubes de dolor. Las gopis, fueron a ver a Rada al lado del río Yamuna, su rostro era radiante, y le dijeron: no sabemos si nos recuerda nuestro bienamado, no tiene sentido la vida, nos suicidaremos Rada. Rada contestó: debemos pensar en cuanto le amamos nosotras, no pensar lo que Él nos recuerda; el momento en que decrezca nuestro amor por Él es el momento de poner fin a nuestra vida.

Amma no dice que nadie deba morir, y de todas maneras nadie lo haría.

Quizás vuelva Krishna dentro de unos días, semanas, meses, años, esperemos con paciencia y amor.

Esta debería ser nuestra actitud cuando estamos alejados de Amma. Y aunque no viene a mí, yo siempre pienso en Ella.

RESUMEN

Estar lejos de Amma.

Realmente ¿se puede estar alejado de Amma?

Sí, se puede estar lejos de Amma si nos centramos en los cuerpos: el cuerpo de Amma, mi cuerpo, no estoy junto a Ella.

Son dos cuerpos diferentes que a lo mejor están a miles de kilómetros de distancia el uno del otro.

¿Cómo podemos cambiar un dharsan, un abrazo del que Amma nos da, y por el qué lo vamos a cambiar?

Por nada por supuesto.

¿Cómo podemos sustituir aquellos momentos que contemplamos Sus abrazos, derramando amor puro, hora tras hora, y durante interminables horas?

No se pueden sustituir estos momentos. Son únicos.

Cuando tenemos dudas existenciales, vamos y le preguntamos a Amma. Nos ponemos delante de Ella, un swami nos traduce y le pedimos a Amma que nos dé Luz en nuestra duda o dudas para seguir caminando.

¿Hay algo por lo que renunciaríamos a estos momentos con Amma?

Evidentemente no.

En algunas ocasiones Amma te mira, son miradas que no se quedan en la superficie, son miradas algunas veces indescifrables, pero que las llevas siempre contigo, allí donde vayas y con lo que hagas.

¿Cómo podemos olvidar estos momentos?

Queremos continuar teniendo acceso a ellos.

Todo esto y muchas más cosas es lo que supone estar al lado del cuerpo de Amma.

Unos días antes de la declaración de la pandemia del coronavirus, Amma dio sannyasa y bramacharya a más de 250 de sus discípulas y discípulos más antiguos, algunas y algunos de ellos con responsabilidades para servir a Amma, muy lejos de Su cuerpo, pero todos se han quedado allí. Todos viven en Amritapuri.

¿Hasta cuándo?

Sólo Dios lo sabe.

Sólo Amma lo sabe.

¿Cómo podemos saber el plan que Dios, que Amma tiene para cada una, para cada uno de nosotros?

¿Y hace falta saberlo?

Me atrevería a decir que no. Que no hace falta saber lo que Dios nos tiene preparado a cada una y a cada uno.

Creo que es mucho más importante tener la voluntad de querer armonizarte con la Voluntad del Señor, en el día a día, instante a instante.

Volvamos a repasar lo que Amma nos dice en respuesta a la pregunta de una devota que se siente triste, se siente alejada de Amma, cuando regresa a su país:

“Amma sabe que es muy doloroso, cuando Sus hijos tienen que marcharse, y estar lejos de Su cuerpo físico”.

“ Amma ha pasado momentos preciosos contigo, recuerda estas experiencias, esto te ayudará a estar conectada con Amma todo el tiempo”.

“Incluso cuando Amma te regaña, es un tesoro incalculable”.

“Recuerda todos los momentos con Amma”.

“Donde hay amor verdadero, la distancia no es una barrera”.

“El Sol, los rayos de Sol, hacen florecer la flor de loto en la distancia”

Amma nos recuerda que lo que importa es la energía, y estar conectados a esta Energía.

Que sí, que comprende el dolor que pueda haber en nosotros cuando nos tenemos que separar de Ella, pero que tenemos alternativas para defendernos, y defendernos bien de este hecho.

Personalmente creo que cuando servimos a Amma cada uno estamos donde tenemos que estar, haciendo lo que tenemos que hacer.

Hay seres que deben de estar al lado de Amma, y deben de estarlo permanentemente, como por ejemplo swamiji, del que recuerdo dos de sus vivencias en relación a lo que comentamos de estar lejos de Amma.

Una leída en un libro, la primera vez que se separó de Amma, por su desplazamiento a Estados Unidos, para preparar el primer tour de Amma en Occidente, junto al swami Paramatmananda.

En este viaje, en cierta ocasión Amma le llamó por teléfono, y le dijo: “mool” en malayalam, que significa: hijo mío. Y swamiji al oír la voz de Amma y lo que le decía se desmayó.

Qué unión más profunda con el Guru, y cuanto dolor a causa de la separación.

La otra vivencia, la presencié personalmente.

Estábamos en un tour por Estados Unidos, concretamente en Santa Fe, era el año del 50 aniversario de Amma, y swamiji era el responsable de preparar el evento en Cochín, que tuvo carácter mundial.

Un día le vi al lado de Amma, cuando Amma estaba dando dharsan, abrazando a la gente, estaba situado a la derecha de Amma, llorando desconsoladamente, mientras Amma le consolaba y le pasaba Su mano por la espalda.

La escena me conmovió y pregunté que era lo que pasaba.

Me dijeron que swamiji tenía que regresar a India, para supervisar todos los preparativos del 50 aniversario de Amma, pero que de ninguna manera podía salir para India, su corazón no le permitía separarse de Amma. Y que ya llevaba cancelados dos vuelos.

El día que estaba llorando arrodillado al lado de Amma, fue el día que regresó a India.

Son ejemplos de seres que deben estar destinados a pasar su vida junto al Guru.

En cambio hay otras, hay otros, que el mismo Guru les pide que vayan a servirle lejos de su lado.

Entonces, es que a estos/as Amma les ama menos, o les quiere hacer sufrir?.

Está claro que no.

Siempre lo que le toca a cada una, a cada uno, va a ser lo mejor para él/ella, si lo que está realizando es la Voluntad del Guru.

Es por esto que Amma nos dice que recordemos todos los momentos que hemos pasado con Ella, incluso aquellos que haya podido haber alguna reprimenda por Su parte, pues este simple hecho nos conectará con Ella, con Su Energía.

En dos ocasiones le he oído decir a Amma:

“Amma no es este pequeño cuerpo de 5 pies, Amma es, la Conciencia Suprema”.

Está claro que Amma no se refiere a Su cuerpo. Ella hace referencia a la Energia Primordial desde donde Su cuerpo ha emergido.

Las personas que por las circunstancias que sean no podemos estar al lado de Amma, tenemos las mismas posibilidades de crecimiento y de expansión de conciencia que las que están al lado de Amma.

Amma dice muchas veces:

“Lo importante no es estar al lado de la emisora, lo que verdaderamente importa es estar conectado/a con la emisora”

“Hay gente que está al lado de Amma y crece poco, y hay personas que están muy lejos de Amma, y avanzan mucho”.

La Omnipresencia de Amma, es la emisora con la que debemos estar conectados los que estamos lejos de Su Cuerpo.

Tener una actitud sincera de estar en armonía con Su Voluntad.

Al levantarte por la mañana:

Gracias Madre, por la noche que me has dado, la pongo a Tus Pies.

Pongo a Tus Pies, a Ti te entrego todo el día de hoy Madre. Permíteme que todo lo que haga y deje de hacer hoy; pensamientos, palabras y acciones estén en armonía con Tu Voluntad.

Al retirarte por la noche:

Gracias Madre por este día que me has permitido vivir, perdóname Madre si he cometido algún error, y ayúdame a no cometerlo de nuevo. Por favor que se manifieste Tu Voluntad en mí.

Te ofrezco la noche que voy a pasar, con tu permiso.

Y durante el día tener la actitud de recitar el mantra, de orar, de meditar, de hacer todos los trabajos con la máxima concentración.

Con esta actitud de vida te llegas a armonizar con la Voluntad del Guru, y Su Omnipresencia se manifiesta en ti.

Estoy feliz, muy feliz cuando estoy al lado de Amma. Es inconmensurable.

Pero desde que estoy en Piera, hace 12 años, después de pasar 7 años pegado a las faldas de Amma, tanto en Amritapuri, como en los tours por India y Occidente, no tengo ningún dolor por la separación, desde el momento que Ella me la propuso.

¿Porqué ocurre esto?

Ocurre por Su Gracia, no hay ninguna duda.

Su Omnipresencia se manifiesta continuamente.

Rezar delante de una de Sus fotos, y hablar con Amma si lo sientes así, también te ayuda a sentirla cerca, muy cerca de ti.

Es lo que les dice Rada, al resto de gopis, cuando Krishna abandonó Vrindaban, y se quedaron tan trises, desoladas, y llenas de dolor que hasta se querían suicidar:

Debemos pensar en cuanto le amamos nosotras, no pensar en lo que Krishna nos recuerda.

Sólo en el momento que decrezca nuestro amor por Él, puede ser el momento de poner fin a nuestra vida.

Krishna quizás vuelva dentro de unos días, semanas, meses, años, esperemos con paciencia y amor.

Si las circunstancias te llevan a estar alejado/a de Amma:

La actitud ha de ser la de pensar en Amma

La actitud ha de ser la de observar el amor que sientes por Ella.

La actitud ha de ser como le manifiestas tu amor.

La actitud ha de ser de profundo agradecimiento de haberle encontrado en esta vida, de que Ella te haya permitido llegar hasta Ella.

Esta debería ser nuestra actitud cuando estamos alejados de Amma. Y aunque no viene a mí, yo siempre pienso en Ella.

Estar lejos de Amma, no es ningún impedimento para ser feliz.

Estar lejos de Amma, no es ningún impedimento, y te puede aportar el mismo gozo que estando al lado de Su cuerpo.

Estés donde estés lo único que importa es estar en Su Conciencia, y para ello se necesita que esté en tu conciencia.

OM NAMAH SHIVAYA

Domingo, 02 Agosto 2020 21:15

CENTRARSE EN UNA DEIDAD Destacado

¿Qué es satsang?

 

Satsang: Sat: Verdad, Ser. Sanga: unirse a.

Satsang: unirse a la Verdad, al Ser. Estar en compañía de un Mahatma (Maestro Realizado). También escuchar un debate o charla espiritual. Encuentros para hablar de la Verdad Suprema. 

En el centro Amma de Piera el satsang consiste en una breve meditación, en la recitación de los 108 nombres de Amma, lectura y reflexiones por parte de Ânand de las enseñanzas de Amma, bhajans (cantos devocionales), meditación MA-OM, meditación de las flores con la voz de Amma y Arati.

Iniciamos con una breve meditación que nos sirve para interiorizarnos y estar más presentes en el ahora.


SINTESIS SATSANG 01.08.2020
Enseñanzas de Amma, compartidas por Ânand

CENTRARSE EN UNA DEIDAD

Pregunta: Amma, dices que debemos centrarnos en un aspecto de la Divinidad, y que esto ayuda a quien comienza el camino espiritual. A mí me gusta RamaKrishna, Devi, etc., fotos, y sé que todas son formas de Amma, pero no me puedo concentrar siempre en Amma, aunque la siento en todas mis relaciones: amiga, padre, hermana, hija, etc., Puedes darnos Tu Gracia y responder?

AMMA: Nuestra última Meta es trascender las formas y nombres. Este es el significado del Veda, filosofía no dual. Pero no podemos alcanzar esta Meta directamente, hay diferentes caminos para llegar. Los Vedas y las escrituras, fueron entregadas a los estudiantes dependiendo de su estado. Las escrituras son el Gita y el Roma Shutra. El Roma Shutra, es para los estados avanzados. Las enseñanzas eran entregadas dependiendo de su madurez. Si quieres pasar un hilo por el ojo de la aguja, el hilo debe estar bien afilado. La mente, lo mismo, debe estar muy disciplinada para recibir las enseñanzas sobre el Ser. La devoción es el discernimiento entre lo eterno y lo no eterno, esto nos llevará a tener un  control preciso sobre nuestra mente.

Al construir una casa colocamos andamios y apoyos, después se sacan. Al comienzo necesitamos ayuda. La filosofía budista habla sobre el  vacío. Buda les enseñaba que no tuvieran estatuas; hoy en día la estatua más grande es la de Buda. Esta enseñanza no fue comprendida por todos sus discípulos.

Debemos comenzar en la dualidad y lentamente ir hacia la Unidad. Dios no tiene forma ni nombre, (los cristianos adoran a Cristo) pero debemos usarla para poder alcanzar lo sin nombre y sin forma.

Cuando vemos a la cruz, recordamos a Cristo, su Amor y su Entrega. Los musulmanes hacen sus prácticas, adorando a Sus Cualidades Divinas en dirección a la Meca.

Los Mahatmas iluminados son como un árbol, y las personas son como una semilla, que tiene todo el potencial Divino, para alcanzar la Divinidad. Si nosotros vamos profundamente hacia nuestro interior, podremos alcanzar la Divinidad.

Al hablar de las diferentes prácticas, algunas en voz alta, otras en silencio, le podemos pedir a alguien que practique, pero puede que no esté a la altura de practicarla y no la acepte. En la antigüedad el discípulo debía pasar por pruebas antes de que el Maestro le transmitiera las enseñanzas espirituales. El Maestro toma en consideración el estado de la mente y del cuerpo del discípulo.

Debemos tener la comprensión básica de que es la misma Conciencia, que se manifiesta en las diferentes formas. El ejemplo de la corriente eléctrica.

Al orar y hacer el  culto debemos comprender que todo es Uno y la Misma Conciencia. Es la comprensión básica que debemos desarrollar.

Historia: Una persona va a ver a un señor, el discípulo, le dijo está adorando a Ghanesa, al rato le dijo que estaba adorando a Durga, etc., El visitante hizo un pozo por cada una de las deidades que estaba adorando el señor de la casa. Cuando el dueño de la casa terminó sus adoraciones y vio los pozos se enfureció. El visitante le dijo: tenía sed y cavé muchos pozos, pero si hubiera insistido cavando en un solo pozo, hubiera realmente encontrado agua.

El dueño de la casa comprendió su error. Debemos dedicarnos a una sola Deidad.

Cada religión esencialmente se dirige y centra en una meta. La gente lo olvida.

Mucha gente no comprende la esencia de su propia religión. La parte esencial de todas las religiones es espiritual. La religión es sólo la parte externa de un recipiente, dentro la esencia es la misma en todas las religiones. No hay diferencia entre Creador y Creación (como el oro y los ornamentos o joyas). Dios está presente en todos y en cada uno de la Manifestación. Hay Dios incluso en una hierba, en el fondo podemos prestar nuestra adoración o culto a cualquier cosa.

Historia: El león de mi Maestro.

Un día un hombre que vivía en el bosque, vio a otro meditando; se sentó a su lado y lo observaba, pero como no se movía, se fue. Al día siguiente volvió e igual, se dio cuenta de que no comía, ni dormía, esto le preocupó y pensó en ayudarle. Lo llamó y le preguntó que hacía y que quería. El meditador le explicó: estoy meditando para ver a mi Señor y ver a Narashimba, y el hombre pensó que debía ayudarlo, porque iba a morir sin comer ni dormir, y le  dijo, espérame que voy a buscar a tu Señor y al león.

Se fue preguntando a cada árbol, a cada brizna de hierba, a los pájaros y a otros animales que encontraba en el camino, si habían visto al león que era el Dios de su amigo; preocupado por él recorrió el bosque y se olvidó de sí mismo, no comía ni descansaba, por encontrar al león, concentrado sólo en el león de Su Maestro. Todo el bosque comenzó a vibrar por la preocupación y entrega de este hombre, y Dios se apareció en la forma de león, lo ató por el cuello y lo llevó al meditador, pero no lo podía ver porque su intensidad de vibración no era tan  alta, como la del hombre buscador. El hombre lo hacía por su Maestro, el Maestro lo hacía por él.

Para encontrar a Dios debemos cultivar la devoción, compasión,... Dios se presenta con forma sólo para ayudar al devoto.

Al hacer el culto a Dios, lo hacemos por nuestro propio beneficio, no por Dios. Todo lo hacemos para lograr concentración. Nosotros necesitamos ayuda para encontrar a Dios: bhajans, archana, mantra, etc., El ofrecer el payasam dulce a Dios, sólo tiene el significado de entregar nuestro corazón a Dios. Dios no come lo que le ofrecemos, lo comemos nosotros, no Él.

Debemos recordar a Dios a través de cada una de nuestras acciones. Todo nos lleva a la misma Meta.

RESUMEN

Centrarse en una Deidad, podría ser lo mismo que centrarse en un Maestro. Un Maestro verdadero, un Maestro establecido en la Verdad última, y Sus enseñanzas.

Hasta los 50 años viví de acuerdo a los cánones que marcaba la sociedad de mi generación, y a lo que pude adaptarme de las posteriores generaciones.

Por circunstancias que no vienen al caso, pero que propiciaron un parón en mi ritmo de vida, a los 50 empecé a despertar.

A los 50 años empecé a darme cuenta que podía haber otras cosas, aparte las que me habían educado la familia y la sociedad en la que vivía.

Y empecé a tirar de este hilo, un hilo totalmente nuevo para mí.

Mientras iba tirando del hilo, empezaba a aparecer información, empezaba a haber experiencias que me indicaban que podía ser interesante el asomarme con más profundidad a este mundo que acababa de descubrir.

Y en este período, fue cuando pude entrar en contacto con enseñanzas de religiones, con enseñanzas de Maestros realizados, que dejaron Sus mensajes a la humanidad.

En todos los Maestros verdaderos que leí, encontré el mismo mensaje: elige lo que creas más conveniente para ti pero quédate con   UN SOLO MAESTRO.

Y lo que Amma nos dice al respecto en este satsang, lo vemos reflejado en la historia del devoto que adoraba a una deidad diferente cada 5 minutos, porque tenía mucha sed, por esto adoraba a tantas deidades por la prisa que llevaba en avanzar, pero lo único que ocurría es que no sólo avanzaba menos, sino que su sed no se podía ver colmada.

El ejemplo es que si tienes sed y vas haciendo muchos hoyos buscando el agua, no vas a encontrar el agua que sacie tu sed; para ello tienes que profundizar en un solo hoyo hasta que el agua aparezca.

Así nos pasa cuando deseamos saciar nuestra sed con varias enseñanzas diferentes, es como si estuvieras en una reunión que hablan muchas personas, y algunas a la vez, con lo que te llegan a confundir, y probablemente a desanimar.

Hasta donde sé, Amma no dice nunca nada a nadie, por otras prácticas que puedan hacer las personas que están con Ella, pero si le preguntan responde muy claramente.

Cuando vivía en Amritapuri, una persona le preguntó a Amma, sobre Sai Baba, que en aquél entonces estaba en el plano terrenal, pues era una persona que frecuentaba los dos ashrams, el de Sai Baba y el de Amma, y la pregunta la dirigía a si era lo correcto lo que estaba haciendo.

Amma le respondió:

Dos Maestros verdaderos no te van a transmitir una Verdad diferente, pero te pueden llegar Sus mensajes de manera diferente, y esto no sólo te puede confundir, sino que te puede incluso influir para que abandones el camino.

Tenemos tres tareas cuando estamos con un Maestro:

1.- Conocer Sus enseñanzas.

2.- Integrarlas, integrarlas en tu corazón.

3.- Practicarlas.

Sólo si estamos dispuestos a realizar las tres tareas seremos capaces por la Gracia del Maestro, de saciar la sed que nos embarga.

No sólo estamos en el Kali Yuga, sino que también está atravesando la humanidad un ciclo muy delicado con la historia del coronavirus.

Las dificultades no están solamente en la economía, en lo material, en lo que se hace mucho énfasis, las dificultades están apareciendo en nuestras mentes.

El virus lo tenemos entre nosotros, pidiéndonos cambios en nuestras vidas, y estos cambios que no estamos dispuestos a hacer, rompen nuestras mentes.

¿Cuál es la solución?

La única solución es la espiritualidad. Recoger y recurrir a las enseñanzas de Amma y Sus discípulos más avanzados, como los swamis, y ponerlas en práctica.

Sólo así obtendremos el coraje suficiente, que nos permitirá vivir en paz.

Un coraje que te lleva a la convicción de que lo que estás viviendo, es lo que te toca.

Un coraje que te lleva a un estado de no tener miedo, porque sabes que Dios hará llegar a tu vida, sencillamente aquello que necesites.

Un coraje que te lleva a la conclusión de aceptar que lo que te viene es lo mejor para ti, para tu entorno más próximo, para los tuyos, y para el mundo.

Un coraje que te pone en disposición de abordar los cambios que la vida te propone con alegría.

Esto es lo que te ofrece la espiritualidad, esto es lo que te ofrece un Maestro verdadero, en tiempos muy difíciles como los que vivimos ahora, y en todo momento de tu existencia.

Un Maestro verdadero es el árbol, nos dice Amma, es el árbol que nos da frutos para alimentarnos, y nos cobija y nos da sombra.

Un Maestro verdadero derrama la humedad suficiente para que la semilla, cada uno de nosotros somos una semilla, pueda germinar y convertirse en un árbol frondoso como Él.

La humedad con la que Amma riega cada una de las semillas, sus hijos, hoy son:

“Las enseñanzas se entregan cuando el discípulo está preparado, maduro”.

“La mente ha de ser muy disciplinada para recibir las enseñanzas del Ser”.

“La devoción es discernir entre lo eterno y lo no eterno”.

“Debemos comenzar en la dualidad y lentamente ir hacia la Unidad”.

“Dios no tiene forma ni nombre. Utilicemos la forma para alcanzar lo sin forma”.

“Podemos pedir a alguien que practique, pero si no está preparado, no aceptará la práctica”.

“El Maestro toma en consideración el estado de la mente y del cuerpo del discípulo”.

“El culto a Dios lo hacemos para nuestro beneficio”.

“La ayuda para encontrar a Dios: bhajans, archana, mantra, meditación, seva,...”

“Debemos recordar a Dios a través de cada una de nuestras acciones”.

Recojamos esta humedad, poniendo en práctica los mensajes del Maestro, sólo así esta humedad hará que la semilla individual de cada uno de nosotros germine, para ir creciendo poco a poco, hasta que se pueda convertir en un gran árbol, para que podamos cobijar a otros.

Que bueno poder pensar en Dios, en Amma, con cada una de las cosas que hacemos.

Que bueno que tengamos la disciplina de practicar aquello que nuestro tiempo nos permita:

-escuchar bhajans.   -recitar el mantra.   - meditar   -hacer servicio desinteresado   -archana

Que bueno el que podamos ir haciéndonos conscientes a través de reflexionar en lo eterno y lo no eterno, de que lo que vivimos, es precisamente lo que necesitamos vivir en este mundo cambiante, sin apegarnos a nada, para conseguir la Paz Infinita.

Que bueno el sentirnos preparados para que lleguen a nuestro corazón las enseñanzas de Amma, y con el coraje de poderlas practicar. y pensar en Ella en cada una de mis acciones.

Que bueno, que bueno, que bueno, que Amma esté en mi vida,

OM  NAMAH  SHIVAYA

Amma Bhajans 2020 Amma White Flower Meditation


MEDITACIÓN FLORES BLANCAS DE LA PAZ

La Meditación de las Flores Blancas de Amma para la Paz y la Armonía Mundial es practicada por personas de todo el mundo. Esta meditación está ahora disponible online en muchos idiomas del mundo. 

También, nos complace anunciar que los bhajans del 2020 de Amma están ahora disponibles para su adquisición en línea en The Amma Shop ( https://theammashop.org/collections/bhajans-2020 ). Cada semana se irán publicando nuevos bhajans, te invitamos a que accedas regularmente para comprobar todas las novedades, que solamente están disponibles digitalmente. Además de los bhajans que Amma canta en diferentes idiomas de India, también nos complace tener disponibles canciones de Amma en los siguientes idiomas: Inglés, francés, alemán, finlandés, italiano, español, catalán, holandés, danés, gaélico, hebreo, japonés, árabe, criollo, portugués y chino.

Si cambiamos el concepto de comprar, por intercambiar, nos daremos cuenta de que no compramos nada.

En realidad lo que estamos haciendo con cada cosa que adquirimos es una donación, y a cambio nos llega un regalo, el regalo que hemos elegido, aparte de todas las bendiciones que supone el hacer un donativo. 


Meditación Flores blancas de paz

Español

Amazon:          https://www.amazon.com/Meditaci%C3%B3n-Las-Flores-Blancas-Amma/dp/B07H1BGGY5

iTunes:            https://music.apple.com/es/album/meditaci%C3%B3n-de-las-flores-blancas-de-amma-ep/1435264429

Catalan

Amazon:          https://www.amazon.com/Meditaci%C3%B3-Flors-Blanques-Damma-Amma/dp/B07H2QJRFL

iTunes:             https://music.apple.com/es/album/meditaci%C3%B3-de-flors-blanques-damma-ep/1435495167
  

Agradecemos que compartáis esta información con el máximo de personas que os sea posible. Esta meditación no solo aporta paz a la persona que la practica, sino que todo el planeta y la creación se benefician.

Muchas gracias
OM NAMAH SHIVAYA



 

Om Amriteshwaryai Namah  

Satsang Swami Atmananda Puri – Amritapuri, 15 de abril 2020 

Mis humildes saludos a los pies de loto de Amma, mis saludos a todas mis hermanas y hermanos que me están escuchando.

Hay algo que me gustaría confesar, pero no estoy seguro de si debería decirlo, ya que mi situación es bastante similar a la de un médico que fue a ver a un paciente. El paciente tenía prevista una operación difícil y estaba muy preocupado. Por tanto, el médico fue a levantar el ánimo del paciente. Le dijo: “¿Por qué estás preocupado?”. El paciente le contestó: “Esta es la primera operación en toda mi vida, así que estoy preocupado”. Entonces el médico le dijo: “Eso no es motivo de preocupación, siempre debes estar alegre y ser muy valiente cuando te enfrentas a algo por primera vez en tu vida. Mira lo valiente que soy yo”. Entonces el paciente le preguntó al médico: “¿Qué es lo que está haciendo por primera vez?” y el médico le respondió: “Bueno, eres el primer paciente al que voy a operar”.

Podemos imaginar la situación del paciente, pues en lugar de alentarlo, el médico lo estaría desanimando. Del mismo modo, la confesión que estaba considerando si debía decirla o no, pero la diré, pues con la Gracia de Amma todo estará bien, es que este es mi primer satsang virtual.

Estoy acostumbrado a ver a las personas, ver sus reacciones y adaptar mi charla en función de lo que veo. Así que, con vuestras bendiciones y cooperación, seguiré adelante.

¿Cuál es el tema de este satsang? Básicamente, analizaremos cinco preguntas que son bastante relevantes para los tiempos que afrontamos actualmente.
       1. Vemos sufrimiento en todas partes, así que la primera cuestión sería, naturalmente: ¿Quién es el más cualificado para guiarnos por el camino ajeno al sufrimiento?
       2. La segunda pregunta sería: ¿Qué deberíamos hacer ante la situación actual a la que nos enfrentamos?
       3. La pregunta número tres sería: ¿Cuál es la causa del sufrimiento humano y cuál es la solución según los principios espirituales?
       4. La pregunta número cuatro sería: ¿Cómo aplicamos a largo plazo los principios espirituales en nuestra vida?
       5. La pregunta número cinco sería: ¿Cuáles son los beneficios de dar un enfoque espiritual a la vida?

Pregunta 1 - ¿Quién es la persona más cualificada para guiarnos fuera del sufrimiento?
Echemos un vistazo a esa persona que cuando la miramos sentimos como que está sufriendo mucho, pero de hecho esa persona no solo está controlando fácilmente el sufrimiento, sino que al mismo tiempo está liberando a millones de personas de su sufrimiento. No hay premio por adivinar de quién se trata. Veamos la vida de Amma.

Tenemos un concepto sobre Amma, pero si miramos los hechos, lo que está haciendo a lo largo de los últimos 48 años de su vida, ha sido un duro trabajo físico diario. Abraza a miles de personas todos los días, y no es fácil. Si tú o yo diéramos la mano a solo diez personas, nos dolería la mano y tendríamos que ir al quiropráctico. Sin embargo, Amma abraza a miles de personas todos los días y eso es un duro trabajo físico. Ella no toma ningún alimento antes del darshan. Siempre dice: “Haré mi trabajo y luego comeré”. Por tanto, solo come después del darshan. Cuando observas a Amma, puedes ver que la mayoría de las veces está hablando. Mientras da darshan durante 15, 16, 18 horas al día, ella también está hablando con la gente todo el tiempo, ya sea con la persona que recibe el darshan o con alguien que está al lado que viene y le hace preguntas. No es fácil hablar continuamente. Si hablas durante una hora te sentirás bastante cansado, pero Amma habla 15, 18 o más horas al día.

Entonces, ¿qué es la otra cosa que está haciendo? Está escuchando todas las penas que le transmitimos. Todos vienen con sus penas, se las cuentan y se van aliviados. Cuando vemos a psiquiatras o psicólogos que también hacen un trabajo similar, escuchando a las personas con problemas, comprobamos que solo escuchan a cinco u ocho personas al día, pues son las que pueden atender si no quieren que les afecte mentalmente. Pero vemos a Amma que está escuchando las penas de miles de personas todos los días.

Ella también tiene que controlar a muchas personas a su alrededor, a la mayoría de nosotros que a veces somos bastante desobedientes. Ella tiene que gestionar el estrés de esa situación. Además, también gestiona proyectos caritativos de millones de dólares y no cobra salario por ese trabajo. Puedes decir: “Yo también haría todo eso con un buen salario”, pero no hay salario.

Entonces, esta persona es Amma. Cuando vemos su vida parece que esté sufriendo, pero internamente no sufre. Y ella nos muestra cómo gestionar el sufrimiento. Aun así, algunos de nosotros podemos decir: “Sí, hemos visto a Amma, pero todavía no se ha producido el cambio en nosotros”.

Me acuerdo de un incidente que aparece en el Ramayana, la antigua epopeya india, en la que se cuenta una historia del Señor Rama. En ese incidente, el Señor Rama y Guru Vishwamithra entran en un ashram que está desierto. Allí no hay nadie, pero encuentran una enorme piedra. Así que el Guru Vishwamitra le dice a Rama que coloque sus pies sobre la piedra para que el polvo de los pies caiga sobre ella. El Señor Rama lo hace e inmediatamente esa piedra se transforma en una dama, en Ahalya. Había una maldición sobre Ahalya de que se convertiría en una piedra y cada vez que el polvo de los pies del Señor Rama cayera sobre ella, se transformaría de nuevo en su forma original. Esta historia es muy significativa para nosotros.

Antes de conocer a Amma, cuando nos encontrábamos en este mundo, la mayoría de nosotros habríamos llegado a la conclusión de que en el mundo no había nada llamado amor desinteresado. Todo lo que vemos, todo el amor que nos profesan, cuando nos dicen que nos aman, esperan que seamos de una manera particular, por lo que ningún amor que encontremos en el mundo es desinteresado. Sin embargo, cuando vemos a Amma nos encontramos con un ser que es cien por cien desinteresado todo el tiempo. Ese atisbo de amor puro desinteresado nos transforma. Ese es el significado del polvo de los pies de Rama, es un atisbo de amor desinteresado. Cuando vemos el amor desinteresado de Amma que ella irradia, se produce una transformación irrevocable en nosotros, porque ahora el mundo es un lugar donde puede existir el amor desinteresado.

Al ver a Amma, me acuerdo de la estrella polar que en India denominamos dhruva nakshatra. Los antiguos viajeros utilizaban la estrella polar o dhruva nakshatra como un medio de orientación porque cuando miraban el cielo la posición de todo lo demás, de todas las otras estrellas cambiaba, pero solo la estrella polar o dhruva nakshatra permanecía fija guiándolos en su viaje. De forma similar, vemos que Amma siempre nos está guiando. Puede que cambie todo a su alrededor, pero ella no cambia. Cada acción que hace es de puro amor desinteresado hacia los demás. Esto es algo que nos inspira.

¿Por qué hablamos tanto sobre el Guru o sus cualidades? Porque las cualidades o siddhis del Guru se convierten en lo que se conoce como nuestra sádhana o práctica espiritual.

Si nos fijamos en los 108 nombres de Amma, encontraremos muchas de las cualidades de Amma en las que meditar. De hecho, me han dicho que en el grupo de satsang de Sydney, explican al principio el significado de los 108 nombres de Amma. Y esto es realmente increíble. ¿Cuál es el beneficio de practicar estas cualidades? Si tratamos de absorber las cualidades que tiene Amma e implementarlas en nuestra vida, ¿cuál es el beneficio? Los antiguos poetas sánscritos Kalidas y Bhartrhari han mencionado esto como parte del proceso espiritual. Usan el símil de la gota de lluvia pura que cae en una ostra abierta. Cuando esa gota de lluvia cae, la ostra se cierra y, después de un tiempo, cuando la ostra se vuelve a abrir, la gota de lluvia se ha transformado en una perla de gran valor. De manera similar, si somos capaces de tomar una cualidad de Amma, una de sus enseñanzas y absorberla como parte de nosotros, nos transformará y encontraremos algo valiosísimo dentro de nosotros.

Algunos pueden decir: “Estamos físicamente muy lejos de Amma, ¿cómo vamos a absorber las cualidades de Amma o sus enseñanzas?”

Me gustaría compartir una experiencia que tuve hace unos años. Estaba realizando un retiro en un país, fuera de la India, y en medio del retiro una señora vino y me dijo que quería contarme algo y hacerme una pregunta. Esta señora me dijo que tenía una mala adicción de la que no podía deshacerse. Todos los días antes de acostarse se ponía delante de una foto de Amma y le decía: “Amma, Amma, por favor, cúrame de esta adicción”, pero no pasaba nada. Un día la adicción fue a peor y se sintió totalmente disgustada consigo misma. Esa noche se enojó tanto que se puso ante la foto de Amma y le dijo gritando: “Amma, si soy tu hija, tienes que curarme de esta adicción”. Después no sintió nada y se fue a dormir. Al día siguiente, cuando despertó, me dijo que la adicción había desaparecido por completo, y nunca más había vuelto. Amma le había eliminado su adicción. Le dije que era una buena experiencia y supe, en ese momento, cuál era la pregunta que iba a hacerme. Me dijo: “Te he contado mi experiencia, y tengo una pregunta. Todo el tiempo cuando rezaba ante la imagen de Amma no pasaba nada, pero cuando me enfadé ante la foto de Amma, ella curó mi adicción. ¿Por qué sucedió esto, swami?”

Todos sabemos que los caminos de Amma son muy misteriosos, y con nuestro limitado intelecto no es posible adivinar por qué sucedió esto. Así que recé a Amma y le dije: “Por favor Amma, ayudaste a tu hija, ahora ayúdame a mí para que pueda responder a su pregunta” En el momento en que recé sinceramente a Amma, me vino a la mente una historia que hacía tiempo había escuchado en un satsang y que era muy apropiada.

La historia era sobre un ferviente devoto del Señor Krishna que solía meditar y orar mucho delante de su imagen, ya que su único objetivo en la vida era tener una visión del Señor Krishna, pero Krishna nunca se le presentó. Así que, después de mucho tiempo, el hombre se cansó, se enojó con Krishna y le dijo: “He oído que al Señor Shiva se le complace fácilmente.” Se le conoce como kshipra prasada, el que se complace con facilidad. “Así, que déjame tomar una figura del Señor Shiva y colocarla en tu lugar, pues tal vez con ella obtenga la visión de Shiva, (darshan)”. Entonces colocó la figura de Shiva delante de él y movió la imagen de Krisna a un lado. Luego encendió una varilla de incienso y la puso delante de la figura del Señor Shiva. Cerró sus ojos y empezó a meditar y rezar.

Pidió que el Señor Shiva apareciera ante él, pero transcurrido un tiempo no pasó nada, así que abrió los ojos, miró y se enojó mucho. ¿Por qué? Porque el humo del incienso, en lugar de ir hacia el Señor Shiva, flotaba hacia el lado izquierdo y entraba en las fosas nasales de la imagen del Señor Krishna. Cuando el devoto observó este hecho, se enojó muchísimo y, mirando la imagen del Señor Krisha, dijo: “Krishna no solo eres un mentiroso pues dijiste que si rezaba aparecerías delante de mí, delante de tus devotos, así que eres un mentiroso ya que nunca lo has hecho. Y no solo eres un mentiroso, sino que eres un ladrón, ya que este humo de incienso era para el Señor Shiva y lo estás robando”. El devoto miró a su alrededor y encontró unas mechas de algodón. Con gran enfado se las colocó en las fosas nasales de la imagen de Krishna. En el momento en que lo hizo, el Señor Krishna se apareció ante él y lo bendijo con una visión de su divinidad. El devoto se sintió lleno de gozo. Después recordó lo que había hecho y le dijo al Señor Krishna: “¡Oh Señor!, perdóname, te he insultado, te he puesto algodón en tu nariz, pero dime ¿por qué no apareciste en todo este tiempo en que te estuve rezando, y apareces ahora que he metido algodón en tu nariz?

El Señor Krishna le respondió: “Cuando estabas rezando delante de mi imagen, mentalmente pensabas que solo se trataba de una imagen y rezabas mecánicamente, pero en el instante en que tapaste mis fosas nasales no estabas pensando que era una figura, realmente estabas sintiendo, creyendo, visualizando que esta imagen era yo, el Señor Krishna. Así que cuando me visualizaste tan perfectamente, no tuve otra opción que aparecer ante ti.”

Este sentimiento de intensa visualización es un sentimiento espiritual que se denomina bhavana. Es un sentimiento intenso de visualización en el que sentimos y ponemos de manifiesto lo que está presente, pero que todavía no se ha manifestado a los sentidos. Hablaremos un poco más sobre bhavana porque es la cualidad más importante para la bhakti o devoción.

Pregunta 2 - ¿Qué hacemos en la situación actual?

Teniendo en cuenta quién es la persona que nos guía, ¿qué tenemos que hacer en la situación actual? Esta es la segunda pregunta que nos hacemos. Obviamente, la situación actual es una situación en la que debemos imponernos una gran disciplina, así que tenemos que seguir todas las instrucciones dadas por las autoridades respectivas de cada gobierno, especialmente en cuanto al aislamiento y al distanciamiento social, ya que esa es la única forma de contener la propagación del virus. También podemos ser voluntarios en actividades que inicie el gobierno o las autoridades locales, en todo aquello que sea posible, ayudando tanto como permita la ley.

Se puede donar en especie o dinero para ayudar a las personas que sufren. Podemos hacer esto en la situación actual. Normalmente cuando nos enfrentamos a situaciones adversas, perdemos la esperanza, pero si nos colocamos a la altura del desafío, todas las situaciones adversas pueden revertirse.

Había una vez un hombre que tenía un caballo y el caballo murió, así que este hombre quiso deshacerse de algún modo del caballo. Fue a ver a un ávaro cercano y le dijo: “Te daré mi caballo por mil dólares”. El avaro contestó: “No. Sólo te daré doscientos dólares”. El hombre aceptó y le pidió al avaro que fuera a su casa a buscar al caballo y que lo encontraría acostado. El hombre, nada más tomar el dinero, desapareció.

Pero después de estar fuera mucho tiempo tuvo que regresar a su ciudad natal. Volvía un poco avergonzado y no sabía cómo enfrentarse al avaro al que había estafado 200 dólares. Finalmente reunió coraje y fue a disculparse. Le dijo: “Siento mucho lo del caballo”. El avaro le respondió: “No tienes que disculparte de nada de lo que hiciste, pues era lo que querías hacer. Está bien”. El hombre le pidió que no se enojara con él, pero el avaro le dijo: “No estoy en absoluto enojado contigo. De hecho, estoy feliz porque me diste la oportunidad de ganar mucho dinero”.

El hombre se sintió sorprendido y le preguntó cómo había podido ganar dinero con su caballo muerto. El avaro le dijo: “Ha sido muy simple, puse un anuncio en el periódico local con una oferta de venta de platos (tenía una tienda de platos), uno por un dólar y la posibilidad de ganar un caballo como parte de un sorteo. El que ganara el premio obtendría un caballo. A la gente le encantó la idea y vendí 10.000 platos con unos ingresos de 10.000 dólares. Después seleccioné a un ganador con un sistema de rifa y le di el caballo. El ganador me dijo que estaba muerto, así que le devolví su dinero, le devolví un dólar.” Como veis este avaro a pesar de que se encontró en una situación muy adversa, tuvo la capacidad de darle la vuelta y obtener un beneficio.

Hay un consejo que Amma siempre nos da. Amma nos dice que siempre seamos avaros. ¿Amma dice eso? Amma dice: “Sed avaros respecto al tiempo”. Ella dice que cada segundo es importante y que hemos de tener mucho cuidado en cómo empleamos cada segundo. Si somos cuidadosos con el empleo del tiempo podemos conseguir que todas las circunstancias nos sean favorables.

¿Cuáles son las cosas que podemos hacer en la situación actual? Lo primero, mantener nuestra salud, que es muy importante, y nuestra inmunidad. Podemos hacer muchos ejercicios, hacer yoga, podemos perder el exceso de peso que nos habíamos planteado perder y que no lo hicimos por falta de tiempo para hacer ejercicio. Podemos realizar o completar estudios que no hicimos. Muchas universidades e instituciones han abierto sus recursos y se pueden hacer cursos gratuitos certificados on-line. Podemos incrementar nuestra habilidad profesional.

También podemos hacer algo que hemos ido posponiendo durante mucho tiempo por falta de tiempo. Por ejemplo, aprender a cantar, a escribir, limpiar la casa, deshacerse de cosas inútiles que se acumulan en el trastero.

Por último, pero no menos importante, lo que podemos hacer, en la situación actual, es profundizar en nuestra práctica espiritual. Amma dice que, si todos rezamos sinceramente, disminuirán los problemas que está causando el virus. Pero Amma ha dicho que todos tenemos que rezar y hacerlo sinceramente. Por tanto, cada uno de nosotros puede adoptar un sankalpa o decisión para hacer fielmente una determinada práctica espiritual hasta que esta situación se resuelva.

Por ejemplo, podemos hacer el recitado del Mahamrityunjaya mantra 108 veces al día o mil veces al día, dependiendo de nuestras preferencias. Si hacemos un esfuerzo sincero y nos rendimos, entonces la gracia vendrá definitivamente y superaremos la situación actual.

Pregunta 3 - ¿Por qué sufrimos? ¿Cuál es la razón de este sufrimiento?
Hay un incidente que me sucedió hace unos 24 o 25 años, cuando Amma solía combinar la gira de los Estados Unidos con la gira por Europa. Entonces ella pasaba fuera del ashram unos tres meses. Para los que estábamos en Amritapuri esperando a que ella volviera, el dolor resultaba insoportable. Cuando ese año en particular regresó, salió de su habitación para ir a dar darshan y yo me encontraba cerca de ella. Cuando la miré, surgió dentro de mí una serie de emociones, brotó todo el sentimiento de tristeza, el dolor de la separación, y comencé a derramar lágrimas. Al mismo tiempo, Amma se detuvo frente a mí sonriéndome, así que también surgió una sonrisa en mi rostro. Entonces Amma me miró con mucho amor y me dijo: “Hijo, ¿estás llorando o riendo?” No pude responderle, las lágrimas seguían sin parar. Amma me miró y no dijo nada, solo hizo un gesto y levantó la vista. Lo que sentí, el mensaje que ella quería transmitirme es como si me dijera: “Hijo, si quieres llorar, llora. ¿Qué puede hacer Amma?, pues Amma está ahora aquí, frente a ti.”

Pasados unos años, cuando comenzamos a estudiar escrituras y textos filosóficos, descubrí que la esencia de la Bhagavad Gita está en un versículo del sexto capítulo que dice:

“Uddhared ātmanātmānam nātmānam avasādayet ātmaiva hy ātmano bandhur ātmaiva ripur ātmanah”

¿Qué significa esto? Significa: Levántate solo. No te permitas bajar. Es tu mente, que es tu mejor amigo. Es tu mente, que es tu peor enemigo

Así que elevemos nuestro propio ser con la ayuda de la mente. Por tanto, la mente es lo más importante. Si aprendemos cómo controlar la mente, entonces podremos superar el dolor.

En el Mahabharata, una epopeya escrita hace miles de años, hay un diálogo interesante entre un ser místico llamado Iaksha y el rey Yudishthira que es muy justo y buen conocedor. Iaksha, el ser místico, había establecido una maldición dirigida a los hermanos del rey, y le dice al rey Yudishthira: “Tienes que responder a mis 18 preguntas correctamente. Si las respondes, se levantará la maldición”.

El rey Yudishthira era extremadamente noble, justo y bondadoso, y como buen conocedor respondió a todas las preguntas, por lo que se levantó la maldición. De las 18 preguntas, la última es sumamente interesante. En ella Iaksha pregunta al rey en sánscrito: ¿Kim Aascharyam? “¿Qué es lo más sorprendente?” Yudishthira responde: Ahani ahani bhutaani gachanti iha yamaalayam, que significa: “Todos los días innumerables criaturas van a la barca de Yama, el dios de la muerte. Todos los días mueren miles de seres”. Shesha sthavaram icchanti “Y, sin embargo, los que se quedan creen que son inmortales.”

¿Kim ascharyam atah param? “¿Qué puede haber más sorprendente que esto?” Cada día, seamos conscientes o no, muere un promedio de unas 150.000 personas, pero no somos conscientes ni nos afecta. A la mente no le afecta. Por tanto, no sufrimos por los hechos de la vida. La ciencia espiritual dice que sufrimos por una total falta de comprensión de quiénes somos, de cuál es la naturaleza del mundo y cuál es nuestra relación con la Divinidad.

Amma dice que, para deshacernos completamente del sufrimiento, para eliminarlo completamente de nuestras vidas, debemos entender la relación entre estas tres cosas:
         1. Jiva, el alma individual.
         2. Jagat, el mundo a nuestro alrededor.
         3. Ishvara, el Señor Supremo, el creador de este universo.

Amma aclara esto aún más, ella dice: “Tenemos una naturaleza permanente y una naturaleza temporal. Sufrimos porque nos enfocamos exclusivamente en nuestra naturaleza temporal y evitamos mirar nuestra naturaleza permanente”. Parafraseando a Amma --estas no son palabras directas de Amma--, nos dice en esencia que nosotros creemos que somos seres materiales que a veces tenemos experiencias espirituales, pero la verdad es que somos seres espirituales que tenemos experiencias materiales temporales.

Esto está muy bellamente ilustrado en lo que se conoce como el Mundaka Upanishad, un antiguo texto sobre el camino de la sabiduría, en donde se menciona: “Al igual que de un fuego que está completamente en llamas, miles de chispas, que son en esencia el fuego en sí, vuelan y vuelven a caer en ese fuego; de manera similar, de ese ser divino, de ese ser imperecedero, miles y millones de criaturas emergen y se funden de nuevo en él”. Por tanto, esta es la esencia de la sabiduría espiritual: que tenemos una naturaleza permanente, que pasamos completamente por alto, y solo nos enfocamos en nuestra naturaleza temporal.

Pregunta 4. Entonces, ¿qué hacemos de manera permanente o a largo plazo? ¿Cómo centrarnos en lo permanente?

Esa es la pregunta que surge en nuestra mente. Una vez un hombre fue a ver al médico y le dijo: “No estoy contento con el tratamiento que le está dando a mi esposa”. El doctor le preguntó: “¿Por qué?” El hombre le contesta: “Mi esposa, antes de que comenzara el tratamiento, antes de que viniera aquí, solía decirme: ‘Oh, ¡qué guapo eres!, pero ¡qué guapo!, he tenido mucha suerte de casarme contigo’. Pero después de acudir a su consulta y recibir los tratamientos, ha cambiado por completo. Su comportamiento ha cambiado. Ahora me mira y dice ‘oh, no eres nada guapo, más bien eres feo’. Así que yo creo que las inyecciones que le está dando, tal vez le estén alterando sus hormonas o algo así, pues ha cambiado por completo. Así que, por favor, deje de darle esas inyecciones.” El médico sonriendo le dijo: “Es cierto que estoy tratando a su esposa, pero no le he dado ninguna inyección ni tratamiento alguno. Lo único que hice fue recetarle unas lentes de contacto porque su vista era muy débil. Ahora que se ha puesto las lentes, puede ver las cosas tal como son.”

Bien, esto es exactamente lo que nos pasa. Miramos el mundo, nos miramos a nosotros mismos y nos enfocamos en lo temporal, pero cuando escuchamos las palabras sabias del Guru, ellas actúan como las lentes de contacto, ajustan nuestro enfoque y permiten enfocarnos en lo que es permanente dentro de nosotros.

Amma siempre dice: “Conoce naturaleza de la vida, la naturaleza del mundo, y entonces sabrás cómo lidiar con ella”. La naturaleza de la vida es tal que siempre habrá buenos y malos momentos. Amma siempre habla del pájaro que está sentado en la rama seca de un árbol. El pájaro allí sentado se divierte, disfruta de la brisa, sacude sus plumas, está tomando el sol; descansa sobre esa ramita seca, pero sabe que es una ramita seca y puede romperse en cualquier momento. Y cuando la rama se rompe, el pájaro se echa a volar. El pájaro no depende de la ramita, la utiliza.

Del mismo modo, en la vida siempre habrá buenos y malos momentos. Así que el éxito en la vida llega cuando empezamos a ocupamos de superar cada mala situación.

Hace poco he estado leyendo un interesante artículo escrito por algunos científicos de la Universidad de Columbia. Uno de los científicos ha sido muy activo en el descubrimiento de medicamentos para el virus del SIDA. Por tanto, en la Universidad de Columbia, intentan encontrar un medicamento que cure todos los virus que puedan aparecer en el futuro. Los científicos decían: “Tenemos que ser proactivos, nunca más debemos esperar a ponernos al día en función de las circunstancias”. Esto es lo que se conoce como estrategia a largo plazo.

De igual modo, una estrategia a largo plazo en la vida espiritual tiene que empezar por enfocarse en lo que es permanente en nosotros. ¿Por qué? Porque cuando nos centramos en lo que es permanente dentro de nosotros, nada puede afectarnos.

Mirad la de cosas diferentes que suceden alrededor de Amma y nada altera su compostura porque está establecida en lo que es permanente. Y ella nos está guiando, mostrándonos cómo alcanzar esa naturaleza permanente. ¿Qué nos impide centrarnos en lo que es permanente? Amma dice: “La verdadera fuente de felicidad está en lo permanente que hay en nosotros”.

El ejemplo usado en la tradición india es el del sándalo. Este tipo de madera es en sí mismo muy fragante, pero si se mantiene en un lugar húmedo aparecerán gruesas capas con un olor desagradable. Si quitas estas capas y raspas el sándalo, sale la fragancia inherente al sándalo.

De manera similar, Amma dice que nuestra verdadera naturaleza, lo que es permanente dentro de nosotros, nuestra naturaleza inherente, es amor, belleza, paz y dicha, pero no las experimentamos por los revestimientos que cubren nuestra verdadera naturaleza. Estos revestimientos son tres tendencias de la mente que tienen que ser purificadas. Ese es el objetivo de todas las prácticas espirituales.

La primera capa o tendencia que tenemos que purificar se conoce como tamas. Significa los obstinados gustos y aversiones que encontramos en nuestra mente. ¿Cómo conseguimos que se vayan? A través de lo que se llama servicio desinteresado, seva o karma yoga, porque cuando practicamos karma yoga, servicio desinteresado, vamos más allá de nuestros gustos y aversiones.

En el Devi Mahatmyam, una antigua epopeya india que describe la gloria de la Diosa, esta eliminación de tamas, esta eliminación de los obstinados gustos y aversiones se representa como la muerte de los demonios Madhu y Kaitabha. Maha Kali se convierte en el instrumento de esas muertes.

En las antiguas epopeyas tenemos muchas historias de dioses matando demonios, lo que significa la purificación de las tendencias negativas en nosotros. Maha Kali, representa lo que se conoce como kriya shakti en nosotros. Kriya shakti significa el poder de realizar acciones.

La segunda capa que nos impide experimentar la dicha de nuestra verdadera naturaleza es lo que se conoce como rajas. Es la incapacidad de la mente para concentrarse en un punto y esto se representa en el Devi Mahatmyan por la muerte del demonio Mahishasura por parte de Maha Lakshmi. Rajas es la incapacidad de enfocar nuestra mente y ¿cuál es el remedio? Es lo que se conoce como upasana, todas las prácticas que nos ayudan en el desarrollo de la concentración, ya sea haciendo una puja, cantando bhajans, recitando los 108 nombres, recitando nuestro mantra o con la meditación. Así que cuando practicamos upasana dispuestos a purificarnos de los rajas llevamos la mente bajo control. Maha Lakshmi representa la iccha shakti, el poder de la voluntad dentro de nosotros.

La tercera sección del Devi Mahatmyam, describe la muerte de los demonios Sumbha-Nisumbha por parte de la diosa Saraswathi. Maha Saraswathi es la diosa del conocimiento. Estos demonios representan la tercera capa, que es el concepto equivocado que tenemos de nosotros y nuestra circunstasncia. Representa el conocimiento incorrecto. El conocimiento se denomina sattva. Cuando tenemos un conocimiento erróneo, tenemos que purificarlo y corregirlo. Por tanto, Sumbha-Nisumbha se refieren al concepto de mí y mi circunstancia, y sólo pueden ser eliminados por la diosa Saraswathi. Esta diosa representa el poder del conocimiento, el jñana shakti, en nosotros.

En los mil nombres hay un mantra, el 658, que menciona las tres shakti: ¡Om iccha-sakti-jñana-sakti-kriya-sakti-svarupinyai namaha! Que traducimos como: “¡Alabada sea la que está en la forma de los poderes de la voluntad, el conocimiento y la acción!” Ahora sabemos que cuando invocamos esas tres shakti lo hacemos para purificar. Con kriya shakti eliminamos los tamas, los gustos y aversiones. Cuando invocamos iccha shakti podemos conseguir que la mente se calme, se enfoque practicando upasana. Cuando invocamos la jñana shakti, la luz del conocimiento, eliminamos los conceptos equivocados sobre quiénes somos. Y cuando lo logremos, alcanzaremos lo que es nuestra verdadera naturaleza.

He visto a Amma en acción como Maha Saraswathi destruyendo conceptos. Ella lo hace todo el tiempo. Una vez estaba viendo a una señora que vino a recibir el darshan. Lloraba porque su esposo había fallecido, así que Amma la abrazó, la consoló, le prestó mucha atención, le acarició la espalda, habló con ella, y así se tranquilizó un poco. Al cabo de unos días, volvió de nuevo y cuando la vi que iba a recibir darshan pensé que tal vez Amma volvería a hablar con ella durante mucho tiempo, la consolaría, pero cuando se acercó a Amma, la abrazó y solo le susurró algo al oído. Y eso fue todo. Fueron unos segundos, pero en el momento en que Amma le dijo algo, se sintió muy tranquila, en paz, y dejó de llorar. Después de unos días la conocí y le pregunté: “¿Qué te dijo Amma?” Entonces esa señora me dijo: “La primera vez que vine realmente necesitaba el amor de Amma. Y ella me lo dio sin límite. La segunda vez no me dolía tanto la pérdida de mi esposo. Estaba pensando ¿por qué me ha sucedido a mí?, ¿por qué se fue mi esposo? Entonces, esa vez, Amma solo dijo una cosa. Era una pequeña frase, pero la verdad de esa frase reverberó en el centro de mi alma.

Y lo que le dijo Amma fue muy simple. Amma la miró y le dijo: ‘Hija mía, si él fuera realmente tuyo, ¿se habría ido sin tu permiso?’”. La frase es sencilla, pero contiene una inmensa riqueza de conocimiento.

La mujer me dijo: “Esta vez lo he entendido, pues nada es realmente mío, lo que sea que hubiera en mi vida era un regalo de Dios y, por tanto, fue el deseo de Dios que mi marido estuviera conmigo algún tiempo. ¿Por qué cuando decimos que tenemos el control sobre algo o decimos que algo es mío, y cuanto más control tenemos sobre algo, más podemos decir que es nuestro? Pero yo no tengo ningún control. La persona que se manifestó como mi esposo tenía su destino y lo empleó. Yo estaba agradecida con Dios por haberme dado un esposo tan maravilloso, pero cuando llegó el momento en que tuvo que irse, lo hizo porque no era mío, era un regalo de Dios”. Esa comprensión surgió en aquella mujer y le dio una paz inmensa.

En resumen, ¿cómo es una práctica a largo plazo? Voy a hacerlo un poco más simple. En los hogares indios podéis comprobar que se suele encender una lámpara por la mañana y mantenerla encendida durante todo el día. Es altamente simbólico, ya que encender la lámpara significa iluminar nuestro corazón con amor. Prácticamente lo que significa es que cuando te levantes por la mañana enciendas tu corazón con amor, no salgas de la cama hasta que tengas un sentimiento de amor reverberando en todo tu ser. Así que haz tus acciones a la luz de la lámpara. Es decir, a partir de ese sentimiento de amor, cada acción que hagamos debe ser compasiva. Se considera desfavorable si la lámpara se apaga en un hogar indio, por lo que la gente se asegura de que la lámpara se mantenga encendida. Del mismo modo, una vez que encendamos la lámpara del amor en nuestro corazón y nos levantemos, nos movamos y comencemos a hacer nuestras actividades diarias, debemos asegurarnos de que ese amor no se desvanezca. No se desvanecerá, si cada acción que hagamos se basa en la compasión.

Cuando decimos compasión, ¿qué queremos decir? Si miramos la etimología de la palabra, literalmente significa “sufrir con”. Cuando literalmente sufres con alguien, cuando te vuelves uno con la otra persona, cuando sientes el sufrimiento de la otra persona, entonces no piensas, actúas. Y eso es lo que vemos que hace Amma cada día.

Pregunta 5 - Entonces, ¿cuál es el beneficio de adoptar un enfoque espiritual en nuestra vida?

Si miramos nuestra vida, vemos que venimos a este mundo llorando y lo dejamos llorando, pero si adoptáramos un enfoque espiritual, abandonaríamos este mundo de una forma diferente.

Solo narraré un incidente que me contó un devoto. Fue muy conmovedor. Me dijo que su esposa fue diagnosticada con una enfermedad terminal y estaba en el hospital. Los médicos le dijeron a la familia que solo le quedaban unas pocas horas de vida. El marido estaba hundido y los hijos también, pero esta mujer era extremadamente espiritual. Había pasado toda una vida siguiendo las instrucciones de Amma haciendo práctica espiritual. Lo que hizo fue decirles: “No lloréis, no os dejaré, voy a fusionarme en Amma. A medida que avanzo hacia ella, lo que debéis hacer es sentaros cerca de mí”. Les pidió que se sentaran a su alrededor y les dijo: “Ahora recitar el Lalita Sahasranama, dejadme escuchar los nombres de Amma”. Mientras escuchaba el recitado, dejó su cuerpo con una sonrisa en sus labios. Esto es lo que puede suceder cuando se lleva una vida espiritual. Se puede venir a este mundo llorando, pero cuando nos vayamos, podemos irnos sonriendo. Podemos ser como una flor, que cuando florece extiende su fragancia por todas partes mientras está ahí, y cuando muere se convierte en una fruta. Y ese fruto beneficia a las generaciones venideras. Así que dejemos que nuestra vida sea así, que esté llena de la fragancia del amor y la compasión, y que nuestra vida sea una inspiración para los demás.

Cuando dentro de cientos de años la gente mire, verán que hubo un gran ser espiritual llamado Amma. Y cuando vean y pregunten cuál fue el mensaje de Amma y cuál fue el mensaje de la vida de Amma, todos dirán: “Fue amor y compasión”. Y después preguntarán ¿cuál es el mensaje de los discípulos de Amma, de los devotos de Amma, el mensaje de sus vidas? Así que deja que el mensaje de nuestras vidas sea: “Gracias Amma”.

Que la Gracia de Amma esté con todos y cada uno de nosotros para que podamos ser fuente de inspiración para todos los que nos rodean.

Concluyamos este satsang recitando Lokah Samastha Sukhino Bhavantu nueve veces juntos. Mientras recites Lokah Samastha Sukhino Bhavantu siente las vibraciones de paz y amor que surgen en tu corazón, extendiéndose, dando consuelo, consuelo y paz a todos los que están sufriendo, a los familiares de todos los que están sufriendo, y que estas vibraciones de paz ayuden a los que han abandonado la espiral mortal y les permita avanzar en este viaje espiritual.

"Aum Lokah samastah sukhino bhavantu (9x)

Aum Shanti, Shanti, Shantih

Om Sri gurubhyo namah, hari om ” 

 

 

%MCEPASTEBIN%


 

Om Amriteshwaryai Namah  

NĀRADA Bhakti Sutras - Parte 1 (20 de junio de 2020)  by Swami Atmananda Puri

Ofrezco mis humildes reverencias a los pies de loto de Amma. Saludo a todos mis hermanos y hermanas.

Antes de empezar la charla, me gustaría saber cuántos de vosotros estáis siguiendo los mensajes de Amma en el canal de You Tube de Amrita World. Si no lo estáis haciendo, os lo recomiendo, seguid los mensajes, por favor. En concreto, hay unos diez mensajes sobre la situación actual del Covid. Es un tesoro inestimable.

Hay también otros videos con mensajes cortos de Amma. Duran cuatro o cinco minutos. Podéis mirar uno cada día, os marcará el tono del día. Como Amma ha hablado mucho sobre la situación del Covid, y creo que aún hablará más, no la voy a comentar.

Por lo tanto, vamos a empezar con el tema del día.

Todo empieza con un directivo en su oficina. El directivo había pedido un préstamo a una persona y ahora no lo quería devolver. Cada vez que el acreedor quería recuperar su dinero, llamaba al directivo y le decía: “Voy a tu oficina, así que por favor ten el dinero preparado”. Y cada vez que el directivo sabía que el acreedor iba a ir a verle, le decía a su secretario: “Voy a salir, si viene este hombre dile que no estoy”. Esta situación se repitió unas cuantas veces, hasta que el acreedor se dio cuenta y decidió ir a la oficina sin avisar.

El acreedor aparcó y salió del coche y el directivo lo vio desde la ventana. “Anda, ha venido el acreedor”. No se podía escapar, porque su oficina sólo tenía una salida, pero por suerte para él, tenía un cristal unidireccional, no podía verse el interior desde fuera. Así que le dijo a su secretario: “Cuando llegue el acreedor, dile que NO estoy en la oficina. Todas las otras veces, en cuanto le decías que no estaba, se iba. Hoy se irá también y en cuanto se vaya podré salir”. Así que cuando llegó el acreedor, el secretario del directivo le dijo: “Lo siento, el jefe no está.” El acreedor contestó: “Muy bien, lo esperaré”.

Y esperó, justo en frente del despacho del jefe. Pasó una hora, pasaron dos horas, pasaron tres horas y no se fue. El jefe estaba en un apuro, tenía que ir al baño, quería comer, pero no podía hacer nada, estaba atrapado. Finalmente se dijo: “Es mejor pagar al acreedor que permanecer atrapado en este despacho”. Así que salió y se encontró con el acreedor, que no pareció nada sorprendido al verlo. Le dio el dinero y le preguntó al acreedor: “¿Cómo es que no te has ido cuando el secretario te ha dicho que no estaba? Todas las otras veces me dijeron que venías, te decían que no estaba y te ibas. Hoy ha sido como si supieras que estaba en mi despacho.” El acreedor dijo: “Sí, sabía que estabas en el despacho.” El jefe, sorprendido, replicó: “¿Cómo sabías que estaba en el despacho, ¿podías oírme?” “No.” “¿Podías olerme?” “No.” “¿Podías saborearme?” “No.” “¿Tocarme?” “No.” “Entonces, ¿cómo sabías que estaba en el despacho?” Y el acreedor contestó: “Es muy fácil: las otras veces cuando tu secretario me decía que no estabas, miraba alrededor y veía que ninguno de tus empleados estaba trabajando. Algunos miraban el WhatsApp, otros Facebook, otros el último partido de cricket; nadie trabajaba. Pero hoy, cuando tu secretario me ha dicho que no estabas en el despacho, he mirado alrededor y he visto que todos y cada uno de los empleados estaban trabajando. Así que, aunque no podía verte, ni percibirte, ni olerte, saborearte o tocarte, podía ver el efecto de tu presencia. Por eso he sabido que estabas aquí.”

Algunos se preguntan si hay un Paramatman, un Ishwara, un poder divino. Si no podemos ver a Ishwara, el Paramatman, si no podemos oler a Ishwara, si no podemos saborear a Ishwara, si no podemos tocar a Ishwara, ¿cómo sabemos que existe Ishwara, el Paramatman, el poder divino? Es muy fácil: echad un vistazo a vuestro alrededor. ¡Qué creación tan hermosa! Todo funciona a la perfección. Los planetas, las estrellas, desde el nivel microscópico hasta el macroscópico, todo funciona perfectamente, hay tanta belleza en la creación que tiene que haber una inteligencia de la cual ha surgido todo esto.

Sin embargo, hay gente que dice: “No, no, no hay ninguna inteligencia detrás de todo esto. Todo surgió del caos. Es totalmente fortuito.” Bien, si creemos una cosa, también podemos creer otra. Imaginaos que tenéis un mono, lo ponéis delante de un ordenador y se pone a escribir. No sabe lo que está haciendo, sólo está pulsando teclas al azar y va escribiendo algo. Al cabo de un rato miráis lo que el mono ha escrito y descubrís, con gran sorpresa, que durante cuatro o cinco horas el mono ha estado escribiendo las obras completas de Shakespeare sin un solo error. ¿Os lo creeríais? No, parece imposible. Entonces, si eso no puede ocurrir por azar, ¿cómo puede el universo entero provenir del azar? Tiene que haber una inteligencia, y esa inteligencia se llama Ishwara, el Paramatman.

Voy a contar una historia que escuché explicar a Amma hace mucho tiempo, la historia de dos hormigas. Había una hormiga que vivía en una montaña de sal. Sólo podía comer sal, y estaba muy delgada, porque lo único que comía era sal. Un día vio a una hormiga regordeta con aspecto saludable que iba hacia ella y se sorprendió. Le dijo: “¿Cómo es que estás tan saludable?” La hormiga regordeta dijo: “Es que vivo en una montaña de azúcar. Como azúcar. ¿Por qué no vienes conmigo? Tú estás así porque sólo comes sal. No estás sana. Ven conmigo y podrás comer azúcar.” El azúcar no es bueno para nosotros, los humanos, pero es muy bueno para las hormigas. Por eso la otra hormiga estaba tan sana. La hormiga de la sal dijo: “Voy a recoger mis cosas.” Entró en la cueva, volvió con su mochila y se fueron las dos hacia la montaña de azúcar. La hormiga del azúcar le dijo a la hormiga de la sal: “Toda la montaña está hecha de azúcar, come tanto como quieras. Yo tengo que irme, volveré dentro de un par de semanas y cuando vuelva espero verte tan sana y regordeta como yo.”

Al cabo de las dos semanas, la hormiga del azúcar esperaba encontrar a la hormiga de la sal regordeta y saludable, pero desgraciadamente la encontró prácticamente como la dejó, con apenas una leve mejora. Muy sorprendida, le dijo: “¿Qué ha pasado? ¿Has comido azúcar?” La hormiga de la sal dijo: “Sí, he comido azúcar, pero en realidad no me ha gustado. No es tan buena como dices.” La hormiga del azúcar estaba sorprendida ¿Cómo era posible que a una hormiga no le gustara el sabor del azúcar?

Entonces miró atentamente el interior de la boca de la hormiga de la sal y sacó dos bloques blancos. Le preguntó qué era aquello y la otra le contestó: “Es un poco de sal que he guardado en mi boca.” “Y ¿cómo es eso? ¿Para qué guardas sal en tu boca?” dijo la hormiga del azúcar. La hormiga de la sal respondió: “Toda mi vida he comido sal, así que cuando me hablaste de esa cosa maravillosa llamada azúcar, no estaba segura de que me fuera a ir bien y, como sé cómo sobrevivir con la sal, aunque sea miserablemente, mantuve dos pedazos de sal en la boca, por precaución.”

La hormiga de la sal comía azúcar con la boca llena de sal. Así nunca disfrutaba la dulzura del azúcar. La hormiga del azúcar retiró la sal de la boca de la hormiga de la sal y le dijo: “Ahora come.” La hormiga de la sal empezó a comer y ya no pudo parar, y se puso tan saludable y contenta y regordeta como la hormiga del azúcar.

¿Qué nos enseña esta historia? Amma dice que, como la montaña de azúcar, Ishwara Shrishti o la creación de Ishwara, está llena de miel. Nosotros le ponemos la sal. Nuestra aportación al Ishwara Shristhi, a la creación de Dios, es nuestro ahamkara. Por ahamkara, Amma quiere decir el ego y, por ego, Amma se refiere a nuestros gustos y aversiones. Experimentamos el mundo a través del filtro de nuestros gustos y aversiones y, cuando experimentamos esta Ishwara Shristi, esta creación de Dios, a través del filtro de los gustos y aversiones, nos perdemos su dulzura.

Cuando nos fijamos en nuestro mundo pensamos que hemos creado un montón de cosas: he hecho esto, he hecho aquello, me gusta esto, no me gusta esto otro… Pero cuando nos fijamos de verdad, vemos que no hemos creado nada en absoluto. Incluso el cuerpo, que llamamos nuestro, es un regalo. No hemos creado este cuerpo. Fijaos en vuestra vida y preguntaos honestamente si se puede decir que hayamos creado algo. Nada. Todo lo que experimentamos en este momento es la creación de Dios. La única contribución que hacemos a la creación de Dios son nuestros gustos y aversiones. Por eso, cuando dejamos este mundo, estamos dejando la creación de Ishwara. No podemos llevarnos nada con nosotros, porque nada es nuestro. Aunque, de hecho, sí que nos llevamos algo cuando dejamos este cuerpo para continuar el viaje: nuestros gustos y aversiones. Es la única cosa que podemos llevarnos, porque es la única cosa que hemos creado. Una vez que comprendamos este hecho fundamental, entenderemos lo que Amma quiere decir cuando dice que todo es Ishwara Shristhi. Amma siempre dice: “El creador y la creación no son dos cosas diferentes.” Lo único que tenemos que eliminar son nuestros gustos y aversiones.

En la situación actual, muchos de nosotros estamos encerrados en nuestras casas debido al confinamiento, y nos vemos forzados a estar con gente o con familiares con los que apenas nos relacionábamos. Ahora, al tener que convivir con estas personas, tenemos que interactuar más y más con ellos, y se empiezan a manifestar todos los gustos y aversiones. Hace poco recibí un mensaje de una persona que no solía llevarse bien con su esposa, y me decía: “En estos días, aunque aún tenemos discusiones, siempre terminan en risas.” Me sorprendí mucho porque no me lo podía imaginar llevándose bien con su mujer. Porque así eran. Pensé: “¡Qué bien!” Entonces le pedí que me lo explicara. Me dijo: “Es muy fácil. Cuando discutimos, al final ella siempre acaba tirándome algo. Cuando me tira algo y falla, yo me río. Y cuando no falla, la que se ríe es ella. Así que la discusión termina siempre en risas.”

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué queremos tirarle cosas a la persona que amamos? Porque no la aceptamos tal como es. Ishwara Shrishti, ¿qué significa? Dios ha creado a una persona: para uno es la esposa, para otro la madre, para otro la hija, para otro la hermana. Esta es nuestra imposición sobre Ishwara Shristhi. Así que, cada vez que nos cruzamos con una persona, somos incapaces de aceptarla tal cual es, queremos que se comporte como a nosotros nos gustaría. Y cuando se comporta de acuerdo con su naturaleza, no somos capaces de aceptarla. Queremos que cambie. Ante tal situación, lo que tenemos que hacer antes que nada es ver si es nuestra responsabilidad cambiar a esa persona. Si no lo es, no debemos hacerlo. Para cambiar el comportamiento de una persona, en lugar de decirle que se equivoca, que lo que hace está mal, podemos explicarle el beneficio de actuar de otra manera. Si nos parece que tiene algún comportamiento ofensivo, podemos mostrarle el beneficio de actuar de una forma en particular. Eso únicamente debemos hacerlo si es nuestra responsabilidad cambiar a la otra persona. Siempre que lo intentemos debemos ser muy cuidadosos.

Una vez una madre y su hija pequeña estaban cenando juntas. A solas la niña y su madre. La niña, intrigada, miraba a su madre, que tenía cinco o seis mechones de pelo blanco. Con curiosidad, le preguntó: “Mamá, ¿por qué tienes el pelo tan blanco?” La madre pensó que era una buena oportunidad para cambiar el comportamiento de su hija. Dijo: “Cariño, cada vez que haces algo que me enfada, cada vez que haces algo malo, cada vez que me haces llorar, uno de mis cabellos se vuelve blanco.” La niña miró a su madre, apenada, y dijo: “Mamá, lo siento mucho, nunca más haré nada que te haga llorar o enfadar.” La madre se puso muy contenta. La niñita metió la cuchara en su bol de cereales y mientras levantaba la cuchara se paró y miró a su madre. La madre miró a la niña: “¿Qué pasa?”, dijo. La niña contestó: “Mamá, tengo una pregunta.” “¿Cuál es la pregunta?” dijo la madre. La niña contestó: “¿Cómo es que el pelo de la abuela es totalmente blanco?”

Si queremos cambiar a la gente, tenemos que cambiar nosotros primero. No intentemos cambiar a la gente según nuestros deseos: nos pasará como a esa madre de la historia. Aunque si insistís en cambiarlos, hay una manera. Debemos tomar ejemplo de Amma. Amma quiere que todos cambiemos para mejor, aunque no nos fuerza a hacer nada. Pero nos cambia. ¿Cómo? Básicamente, dando ejemplo. No nos pide que hagamos nada que Ella no haya hecho, incluso más intensamente. Va directa de limpiar los baños públicos a dar darshan. En cualquier actividad, Amma lo hace todo. Nunca nos pide que hagamos algo que Ella no hace. Esa es la manera que tiene Amma de cambiarnos. Ella hace las cosas a la perfección y, cuando nos fijamos en Ella, cambiamos.

Recuerdo la experiencia de un doctor del AIMS, la contó en un Matruvani hace unos años. Él era de Reino Unido y fue a trabajar al Hospital AIMS de Cochin. No era devoto en aquel momento, y si fue a AIMS era porque se trataba de un hospital muy avanzado tecnológicamente. No creía en la espiritualidad ni en gurus, pero el hospital era bueno, habían traído un montón de aparatos muy caros, que no estaban en la mayoría de los hospitales de India, y mucha gente se beneficiaba de los tratamientos. Estaba emocionado de ver un equipamiento tan caro, para tratar a tanta gente; le hacía muy feliz.

Una noche, al volver a Amritapuri, Amma hizo una parada en AIMS. El doctor estaba ahí y, cuando vio a Amma, pensó en enseñarle todo ese equipamiento tan caro y se imaginó que Amma también se emocionaría mucho. Le dijo: “Amma, ven, te voy a enseñar todo el equipamiento tan caro que han traído, que está haciendo tanto bien al mundo.” Amma simplemente miró al doctor, le sonrió con mucha compasión y le dijo: “Hijo, si tú eres feliz, yo soy feliz. Amma no necesita verlo.” Era una declaración muy sencilla, pero provocó un cambio drástico en el corazón del doctor. Entendió que Amma no está apegada a ninguna de esas cosas. Amma hace mucho bien al mundo, pero no considera nada como suyo. Esa única frase de Amma lo transformó y se volvió un ferviente devoto.

Sin duda, cuando una flor florece y pasamos a su lado, su fragancia nos influye. De la misma manera, estar en presencia de Amma, mirarla, leer sobre sus actividades, pensar en Ella, ese simple acto de enfocarnos en Amma y en todo lo que hace, nos influye y nos hace cambiar. Y cuando cambiamos, la gente se fija en nosotros y también cambia.

El objetivo de la vida es experimentar lo que se conoce como “Ishwara Shristhi”. Amma dice que todo es Ishwara Shristhi, pero nosotros no podemos disfrutarlo, a causa del Jiva shristhi, el individuo. Shristhi significa creación, creamos algo y lo superponemos. Pero en realidad somos perfectamente capaces de disfrutar de Ishwara shristhi, al menos de vez en cuando.

Imaginaos en la siguiente situación. Alguna vez en la vida os puede pasar. Imaginaos que habéis estado trabajando mucho y viene vuestro jefe y os dice: “Has estado trabajando muy duro, ¿por qué no te tomas unas vacaciones pagadas?” Y la empresa te paga un vuelo en primera clase, llegas a una isla maravillosa, preciosa, en medio de la naturaleza y disfrutas mucho. Disfrutamos tanto cuando vamos de vacaciones porque durante las vacaciones nos olvidamos totalmente del pasado; cualquier cosa que hagamos, no estamos pensando en el futuro, estamos totalmente abiertos al momento presente. Vemos a la madre naturaleza, vemos el océano… En casa, cuando vamos a la playa, también vemos el océano, pero no lo disfrutamos tanto. Durante las vacaciones la experiencia se magnifica y la disfrutamos de verdad. Y es porque en ese instante, cuando estamos experimentando el océano, escuchando los pájaros, no hay búsqueda ni resistencia en nosotros, no nos resistimos a la experiencia actual, sea la que sea, y no intentamos cambiarla. Pero, y nos ha pasado a todos, cuando vamos de vacaciones, al principio todo está bien, perfecto, pero al cabo de un tiempo la experiencia se vuelve aburrida, o nos gustaría hacer otra cosa, las vacaciones no están tan bien, empezamos a quejarnos del sitio que disfrutábamos tanto unos días antes. Esto ocurre porque somos muy trabajadores y, al igual que Ishwara, el Principio Divino, crea, nosotros, Jiva, también creamos. Empezamos nuestra Jiva Shristhi, nuestra creación individual. Empezamos a imponer gustos y aversiones a la experiencia actual y, por eso, incluso estando de vacaciones, al cabo de un tiempo, ya no disfrutamos. El humor de vacaciones desaparece a causa de los gustos y aversiones sutiles que empiezan a manifestarse.

Ahora me voy a quedar callado unos segundos, a ver qué pasa. El micrófono no se ha estropeado y no me he olvidado del siguiente punto de la charla, sólo voy a estar callado unos segundos y observaré qué hacéis. Algunos hacéis como que sonreís, vale…a ver qué pasa si estamos callados más rato… ¿Qué ocurre? De un momento a otro empiezan a manifestarse los gustos y aversiones, no podemos evitarlo ¿Por qué no podemos estar sentados, callados y disfrutar de Ishwara shristhi, la creación divina de Dios, cada momento? ¿Por qué a cada rato se manifiestan los gustos y aversiones? Voy a intentar explicarlo.

Había una vez un gobernante en un país que era una isla, sin mucho contacto con el resto del mundo. De repente descubrieron un montón de petróleo y el país se volvió muy rico. El gobernante, el rey de la isla, se convirtió en un hombre extremadamente rico. La compañía de petróleo lo llevó de viaje, por ejemplo, a Europa, y allí vio muchas cosas nuevas por primera vez. Lo llevaron a muchos sitios. En uno de los sitios le dio pena ver a un montón de gente, veinte personas, corriendo, persiguiéndose y luchando unos con otros para conseguir un pequeño objeto redondo. Le dijo a su secretario: “Fíjate qué pena, me siento mal por ellos. Ve a la tienda, entérate de que es ese objeto y compra para todos. El secretario fue inmediatamente. Compró veinte de aquellos objetos. Fue al sitio donde la gente estaba luchando, corriendo alrededor del objeto, les paró y les dijo: “Aquí tenéis, uno para cada uno.” El rey estaba mirando. Esperaba que todos se pusieran muy contentos. Pero todos dijeron a la vez: “No, no los queremos, ¡estáis acabando con la diversión!” El rey no entendía nada, el secretario tampoco, hasta que alguien les explicó: “Mirad, lo que están haciendo es jugar a futbol. Sólo hay una pelota, son las reglas del juego. Todos tienen que correr detrás de la pelota.” Y les explicó el juego. Los jugadores decían: “No es divertido si nos das un balón a cada uno, disfrutamos del juego si jugamos de acuerdo con las reglas.”

De la misma forma, hay algunas reglas en el juego de la vida. Está muy bellamente explicado en uno de los mantras del Katha Upanishad, un mantra precioso. Dice:

parāñci khāni vyatṛṇat svayambhū-
stasmātparāṅpaśyati nāntarātman |
kaściddhīraḥ pratyagātmānamaikṣa-
dāvṛttacakṣuramṛtatvamicchan ||

Katha Upanishad 4,1

¿Qué significa?

parāñci khāni vyatṛṇat svayambhū

El poder divino nos ha creado, como individuos, con la mente y los órganos de los sentidos vueltos hacia el exterior. Por eso se manifiestan los gustos y aversiones, porque la mente y los órganos de los sentidos siempre corren hacia los objetos.

stasmātparāṅpaśyati

Esa es la causa de que la mente y los sentidos siempre miren a las cosas externas.

kaściddhīraḥ

Algunas personas con mucho discernimiento no están satisfechas con los pequeños placeres, con los placeres momentáneos que conseguimos. ¿Qué es lo que quieren?

amṛtatvamicchan

Quieren la paz inmortal, la dicha inmortal y ¿qué es lo que hacen?

dāvṛttacakṣuh

Literalmente significa volver el ojo hacia el interior; y ¿qué hacen cuando vuelven el ojo hacia el interior?

pratyagātmānamaikṣa

Tienen la visión o ven el Paramatman y la divinidad.

Nuestras mentes y los órganos de los sentidos están diseñados para mirar hacia fuera, pero si miramos hacia fuera, hacia el mundo, sólo experimentaremos una felicidad temporal. Si queremos experimentar la felicidad verdadera, tenemos que volver la mirada hacia el interior (dāvṛttacakṣuh)

Para volver la mirada hacia el interior, podemos ir al Hospital AIMS, al departamento de oftalmología, y decirle al cirujano ocular: “Necesito que me opere.” “¿De qué quieres que te opere?” nos dirá. “Por favor, vuélvame los ojos hacia el interior” contestaremos. Y el cirujano alucinará y nos preguntará para qué queremos una cosa así. “He oído en un Satsang que tenemos que volver la mirada hacia el interior…” le diremos.

Pero eso no es lo que significa kaściddhīraḥ. Lo que significa es que algunas personas con discernimiento entienden que la fuente de la dicha y la felicidad está en el interior y no en el exterior. Cualquier cosa que experimentamos en el mundo es sólo un reflejo de la dicha interna. La dicha de nuestro interior es Ishwara. Cada vez que experimentamos dicha pura, es la presencia de Ishwara.

Para resumirlo en lenguaje moderno: una persona nunca puede estar en paz, porque una persona es una manifestación de los gustos y aversiones, el ego, ahamkāra. Una persona no puede estar nunca en paz, pero la paz puede manifestarse como una persona. Toda la infelicidad que sentimos y experimentamos ahora mismo, es sólo la manifestación de los gustos y aversiones, que son temporales. Pero nuestra verdadera naturaleza es el Paramatman, la paz.

Para estar permanentemente en el humor de vacaciones, para experimentar siempre esta dicha, podemos contemplar el ejemplo del sándalo, que usé en mi último Satsang virtual. El sándalo es un material cuya naturaleza es inherentemente fragante. Pero cuando se expone a la humedad, se recubre de una capa espesa que emite un olor fétido. En cuanto retiramos la capa espesa surge la naturaleza inherente de la fragancia del sándalo. Pasa lo mismo siempre que dejamos de hacer Jiva shristhi, es decir, crear o cada vez que dejamos de manifestar los gustos y aversiones.  Los gustos y aversiones aparecen de forma espontánea, pero la regla del juego es no dejarles continuar. El hecho de tener un pensamiento, un gusto o una aversión, se denomina cintā. En la Bhagavad Gita se dice que cintā no es el problema, que el problema es anucintānam. Aparece un pensamiento y lo seguimos, continuamos con este gusto o aversión, y entonces nos provoca dolor. Así que cuando dejamos de hacer Jiva shristhi, podemos sentir Ishwara shristhi tal como es.

En el mantra se dice que los ojos, los ojos físicos, deben volverse hacia el interior, pero lo que significa en realidad es que el “yo” debe volverse hacia el interior. Cuando nos volvamos en profundidad hacia el interior, descubriremos que este “yo” es lo mismo que “tú”.

“Tú” significa el Paramātman, la divinidad suprema. El Paramātman, nuestra verdadera naturaleza, debe ser el centro de todo nuestro día.

Ahora mismo todo nuestro día se centra en el “Yo” y queremos que todo el día sea como vacaciones. (Holiday en inglés). Al deletrear la palabra holiday: hol-i-day, en el centro del holiday está “I” (el “yo”en inglés). Si esta i la reemplazamos por el “you” (“tú” en inglés) y la primera letra de You es Y, Holiday se transforma en holy day (holiday es vacaciones; holy significa sagrado, holy day es día sagrado).

No nos olvidemos de que estamos aquí. Es un viaje gratis, es Ishwara shristhi, no hemos hecho nada para merecerlo. No hemos contribuido en nada. Todo lo que experimentamos es Ishwara shristhi, la creación de Ishwara. Para hacer de este viaje unas vacaciones, cada día tiene que convertirse en un holy day (un día sagrado). Y lo lograremos haciendo que todo nuestro día se centre en el You (tú), la divinidad, el Paramatman, en lugar de en el I (yo), el yo limitado.

El camino para trasformar cada día en un día sagrado y estar permanentemente en el humor de vacaciones es un camino regio, que se conoce como Bhakti. Este es el tema de la charla de hoy y de la continuación, de una serie de charlas. Exploraremos lo que se conoce como Bhakti.

“Y ahora, por lo tanto, debemos exponer sobre la Bhakti”. Esta cita es el primer sutra de un texto muy poderosos llamado “Nārada Bhakti Sutra”.

athāto bhakti vyākhyāsyāma

“Y ahora, por lo tanto, debemos exponer la naturaleza de la Bhakti.”

Es muy sencillo. No tenemos que aprenderlo de memoria ni nada parecido.

Sutra en sánscrito significa, básicamente, una frase muy corta en la que se condensa mucha información, para que sea muy fácil de memorizar. Se traduce a menudo como aforismo. Es como cuando quieres enviar un archivo a alguien por internet o quieres hacer una copia en un dispositivo de memoria, y es demasiado grande, lo tienes que comprimir. Así que utilizas algún software que comprime el archivo grande en un archivo más pequeño. La persona que lo recibe no puede usar el archivo tal cual, porque está comprimido. Tiene que descomprimirlo. El sutra es lo mismo, mucha información comprimida en una única frase corta.

Bhakti significa devoción. Nārada era un gran santo, un gran devoto del Señor. Nārada tiene también otro significado, aparte del nombre del gran santo, del gran devoto. Se puede describir como “Naram paramātma vishyakam gyānam dadati iti nardah”: el que nos da el conocimiento de cómo obtener Bhakti.

Así que este Narada Bhakti Sutra, el primer sutra, es una frase muy corta, que dice básicamente: “Ahora discutiremos el tema de la Bhakti”. La primera palabra es ahora. En la tradición sánscrita, siempre que hay un texto que explica cualquier tema, hay cuatro cosas que se dejan claras al inicio:

  • La primera es lo que se conoce como el alumno cualificado, que en sánscrito se denomina Adhikārī, el que está preparado para recibir ese conocimiento. En este sutra se indica mediante la palabra Ahora
  • La segunda es Sambandha, que significa la relación entre el que va a recibir el conocimiento y el tema que va a ser explicado.
  • La tercera, por supuesto, es el tema, que se va a describir más adelante en los sutras dos y tres, que veremos en la charla posterior.
  • La cuarta se conoce como prayojanam o el beneficio o propósito del estudio, que se mencionará en los sutras cuatro, cinco, seis.

En las próximas charlas exploraremos los otros sutras. Hoy nos enfocaremos en el primer sutra. La primera palabra del sutra es ahora. “Ahora” (adhikāri), significa este estudiante cualificado, el que está preparado para recibir este conocimiento de la Bhakti. Podemos preguntarnos si estamos cualificados. E indudablemente, sí, lo estamos. Porque somos los hijos de Amma y a través de las enseñanzas de Amma, todos nosotros hemos estado practicando uno de los tres pasos de la bhakti o devoción, de los que voy a hablar ahora. Si hemos empezado a practicar alguno de estos pasos, iremos de forma lenta pero segura hacia los otros dos. Cualquier persona que practique uno de estos pasos se vuelve cualificada, una adhikāri, a punto para el conocimiento.

Estos tres pasos son tan importantes que en el instante en que empezamos a practicar cualquiera de ellos, obtenemos inmediatamente el beneficio, obtenemos paz inmediata. Amma dice que es como el árbol de yaca en India (jackfruit). Con los otros árboles, si quieres fruta tienes que subirte a lo alto del árbol. Pero en el árbol de yaca, el fruto sale incluso de la base del árbol. O sea que es muy accesible. Cuando seguimos uno de los tres aspectos de la bhakti, la primera e inmediata experiencia es la de la paz. Pero lo más importante es que realicemos cualquiera de los pasos con lo que se conoce como bhāvana. Bhāvana significa visualización de sentimientos y despertar un estado mental de intenso amor y concentración. Hacemos manifiesto aquello que no podemos experimentar, pero lo hacemos mediante esa visualización de sentimientos. Amma pone mucho énfasis en bhāvana. En la práctica espiritual, bhāvana significa que la práctica no debe ser mecánica, tiene que provenir del amor. Cuando un agricultor prepara la tierra y planta las semillas, está realizando bhāvana. Cuando empecemos a realizar estas prácticas de bhakti, de nuestro interior surgirán, despacio, el amor verdadero, la devoción verdadera.

La devoción implica tres pasos.

El primer paso se conoce como prasāda buddhi, la actitud de que todo es prasād. Todos los que hemos estado con Amma sabemos lo que es el prasād. Prasād es una comida bendecida. Cuando Amma nos da algo de comer, como los martes en Amritapuri, es prasād. Cuando vamos a un templo después de la puja, la comida consagrada que nos dan es prasād. Cuando nos dan prasād, nunca nos fijamos en la cantidad o en la calidad. Tomamos lo que nos dan con total agradecimiento y lo aceptamos. Pensar siempre en el prasād se llama prasāda buddhi. Buddhi significa “intelecto” o “pensar en”.

Hay que tener cuidado con el significado de prasāda buddhi. Una vez estaba dando un satsang y al final de la charla había mucha gente frente a mí, niños y adultos. Los adultos estaban muy interesados en la charla, y los niños, al ser niños, no podían seguir bien todo el contenido, entendían los chistes, se reían. Pero había una niña pequeña, sentada enfrente de mí, mirándome muy intensamente mientras yo hablaba. Y yo pensaba: “Esta niña lo está entendiendo todo”. Después de la charla comimos el almuerzo de prasād y, mientras comíamos, la niña vino hacia mí y me dijo: “Swamiji, ¿Por qué tus satsangs son tan largos? Después del satsang siempre tomamos el almuerzo de prasād  y ¡tenía tanta hambre! Sólo pensaba en el prasād ¿Cuándo me darán el prasād? ¿Cuándo me lo darán? De hecho, me sentía un poco culpable de pensar sólo en el prasād, y entonces mencionaste que tenemos que pensar siempre en el prasād ¿Es eso lo que querías decir?” Eso, por supuesto, no es lo que quería decir, no es eso lo que significa prasāda buddhi, la actitud de que todo es prasād.

El primer paso es la base, porque si lo entendemos y empezamos a practicarlo en nuestro día a día, puede transformar nuestras vidas. Para entenderlo, tenemos que comprender el concepto que se conoce como karma phala, o fruto de las acciones. En la tradición hay tres tipos de karma phala o frutos de las acciones. Se describen de la siguiente manera:

Sanchita karma phala

El primer tipo se conoce como sanchita karma phala, que significa la recogida de los frutos de nuestras acciones de todas nuestras vidas pasadas. En la tradición, creemos que este no es nuestro único nacimiento humano. Hemos tenido muchos nacimientos humanos y tendremos muchos en el futuro. Como seres humanos, todas las buenas acciones que hacemos generan lo que se conoce como punya, mérito, y todas las malas acciones que hacemos generan lo que se conoce como pāpa, demérito, pecado. No podemos experimentar todos los punya (méritos) y pāpa (deméritos) en el transcurso de una sola vida, así que lo que no experimentamos en una vida queda guardado, y esa gran montaña de punya y pāpa, méritos y deméritos, se conoce como sanchita karma phala.

Prarabdha karma phala

Ishwara, el Principio Divino, selecciona un puñado de la montaña de sanchita karma phala y dice: “En el siguiente nacimiento experimentarás esto.” Empieza a funcionar en el momento en que entramos en el cuerpo actual. El puñado de la montaña que se nos da se conoce como prarabdha karma phala. Ishwara, el Principio Divino nos da este prarabdha karma phala, por eso recibe el nombre de karma phala data, que significa el que nos da los frutos de nuestras acciones. El valor de este prarabdha karma phala es el de nuestras propias acciones, puede ser bueno o malo, y nos lo da Ishwara. Entender este principio tiene la capacidad de cambiar nuestras vidas. Porque entonces entendemos que cualquier cosa a la que nos enfrentamos en la vida nos llega a causa de nuestras propias acciones en el pasado. Puede ser algo bueno, o puede ser algo malo. Pero lo que ocurre es que cuando nos encontramos con una situación en la que pasa algo malo, normalmente acabamos odiando a la persona a través de la cual se manifiesta la cosa negativa. O bien pasa algo bueno y nos apegamos a la persona a través de la cual se manifiesta lo bueno. El apego o el odio hacia la persona a través de la cual se manifiestan los frutos de nuestro prarabdha karma crean nuestros problemas y actuamos de nuevo según nuestros gustos y aversiones.

Āgāmi karma phala

Cuando actuamos según nuestros gustos y aversiones creamos el tercer tipo de karma phala, llamado āgāmi. Significa que creamos más karma phala, que tendremos que experimentar en el futuro.

Ante cualquier experiencia con cualquier persona, tenemos que imaginar que esa persona que tenemos ahora enfrente es como una cuchara. Imaginaos que tenéis delante un plato delicioso, agarráis una cuchara y coméis, y os gusta mucho, pero no os quedáis apegados a la cuchara porque la cuchara sólo vehicula el plato delicioso. Imaginaos ahora algo con un sabor horrible, por ejemplo, una medicina ayurvédica llamada kashayam, que es muy amarga, no le suele gustar a nadie. Usamos la misma cuchara para tomarnos eso tan amargo, pero no culpamos a la cuchara, la cuchara sólo nos lo proporciona.

Si cada vez que atravesamos una situación en la que alguien nos hace algo malo comprendemos que lo que está pasando es una manifestación del resultado de nuestras acciones, no odiaremos a esa persona; haremos lo que sea necesario en ese momento sin odiar a esa persona. Esto es muy, muy importante. Porque cuando vamos por la vida con esta actitud, en cada momento, entendemos que lo que sea que estoy experimentando en este instante, sentado hablándoos, es mi prarabdha. Y para vosotros, por desgracia, el tener que escucharme es vuestro prarabdha también. Si es bueno o malo lo tenéis que decidir vosotros, pero el beneficio de entender esto es que cuando pasa algo bueno no nos apegamos a la persona y cuando tenemos una mala experiencia hacemos lo que sea necesario sin odiarla, y conservamos nuestra energía mental de manera que podemos abordar la situación actual de manera eficiente.

La mayor parte de nuestra energía se desperdicia con la ira y las emociones negativas. Esto cesará. Amma dice que, si necesitamos algo, si deseamos algo, y nos esforzamos para obtenerlo y lo obtenemos, perfecto. Pero si no lo conseguimos, también es perfecto, porque es el prasād de Ishwara. Por eso lo que debemos hacer cuando tenemos el deseo, pero no obtenemos la cosa que deseamos, cuando obtenemos un resultado negativo, es pensar que es prasād. Normalmente nos culpamos a nosotros mismos o a los demás. En cambio, con esta actitud, lo que pensamos es que Ishwara, Amma, no nos lo quiere dar en este momento concreto. Si aún tenemos el deseo, nos esforzamos de nuevo, y la próxima vez, cuando llegue el resultado, si lo obtenemos será porque Ishwara quiere que lo obtengamos esta vez y si no tendremos que volverlo a intentar. Debemos seguir intentándolo hasta que lo consigamos o bien hasta que el deseo se extinga. Este es el primer paso, prasāda buddhi. Todas y cada una de las experiencias de nuestra vida vienen de Ishwara porque Ishwara es el karma phala data, el que nos da los frutos de nuestras acciones, así que cuando aparece nuestro prasād lo tomamos con sentimiento de reverencia.

El primer paso se llama prasāda buddhi. Con él empezamos a trabajar la actitud de aceptarlo todo como prasād, pero todavía tenemos deseos. A medida que avanzamos en este camino, estamos más y más agradecidos a Ishwara, Amma, el Principio Divino, que nos cuida tanto. Entonces, nuestra actitud empieza a cambiar. Continuamos realizando acciones, trabajando, pero ya no las hacemos en nuestro beneficio sino en beneficio de Ishwara, en beneficio de Dios. Incluso las cosas más sencillas. Amma cuenta la historia de una persona que salió a dar un paseo. Vio a tres personas trabajando: una estaba enfadada, la otra estaba triste y la tercera estaba sonriendo y bailando. Eran canteros y estaban cincelando piedra, con un martillo y un cincel. Los tres estaban haciendo el mismo trabajo. El hombre se acercó al cantero que estaba enfadado y le preguntó: “¿Qué estás haciendo?” El hombre enfadado contestó: “¿No lo ves? Estoy golpeando un cincel con un martillo.” Preguntó al segundo: “¿Qué estás haciendo?” “Me estoy ganando la vida, si no gano dinero no puedo cuidar de mi familia”, contestó, triste. El tercero hacía lo mismo, pero estaba bailando y riendo, bailaba al hacer su trabajo. Le preguntó: “¿Qué estás haciendo?” El tercero contestó: “¡Estoy construyendo un templo para Krishna!” Las tres personas estaban haciendo exactamente la misma cosa, les pagaban lo mismo a los tres, pero su actitud creaba una diferencia absoluta: El primero estaba enfadado, el segundo, triste y el tercero, dichoso. Porque el tercero lo hacía para Ishwara, para Dios. Todas y cada una de las acciones que realizamos podemos hacerlas con esa actitud.

En los primeros niveles del camino espiritual nos parece que algunas acciones son materialistas y otras acciones son espirituales. Más adelante, a la que nos adentramos en las enseñanzas de Amma y estamos más en contacto con Ella, vamos entendiendo poco a poco que Amma intenta enseñarnos que, en lugar de dividir las acciones en espirituales y materiales, lo que tenemos que hacer es espiritualizar cada una de las acciones. Por ejemplo, una acción como criar a un niño pobre, puede ser espiritual, con la actitud correcta. Cuando decimos “este es mi niño” nos sentimos como si nosotros hubiésemos creado al niño, pero si fuera de verdad nuestro hijo, en el momento de nacer, la primera vez que cogiéramos al niño, conoceríamos su naturaleza, sabríamos si iba a ser el próximo Albert Einstein, o el próximo Pablo Picasso. Pero no sabemos cómo es su alma. A medida que el niño crece, se manifiestan sus cualidades y llegamos a ver si el niño tiene tal o cual talento. Pero si el niño fuera realmente nuestro, no podríamos no saberlo. No lo sabemos, así que es un regalo de Ishwara. Por lo tanto, expresamos nuestra devoción a Ishwara criando al niño como si fuera el hijo de Dios. “Este niño es tu regalo. Te mostramos nuestra devoción cuidando al niño como si fuera el hijo de Ishwara.” Esta actitud crea una gran diferencia.

Amma nos cuenta un incidente que ocurrió después del terremoto de Gujarat, hace muchos años. Tres áreas enteras fueron arrasadas. El ashram de Amma acudió a la zona y reconstruyó tres pueblos enteros. Cuando finalmente Amma llegó a la zona, todos los habitantes del pueblo fueron al darshan, y Amma habló con todos ellos. Amma estaba muy contenta al hablarles. Les preguntaba a todos y cada uno, porque muchos habían perdido al marido, o a la esposa, o a los niños, o a una hija… Mucha gente había perdido a toda su familia. Entonces Amma dijo: “Aunque no tienen educación, aunque no han estudiado los textos espirituales, tienen la actitud de aceptación. Cuando Amma les preguntó: “¿Estáis tristes?”, ellos contestaron “No, porque el padre que tenía, la madre o el marido que tenía, eran un regalo de Ishwara para mí. Cuando llegó el momento, Ishwara se los llevó” Esa actitud de aceptación les dio paz inmediata.”

Recordemos los pasos. Primero: la actitud de prasāda buddhi. Todo lo que nos ocurre en la vida es el resultado de nuestras acciones seleccionado por Ishwara para nuestro beneficio espiritual. Eso nos da paz. La segunda actitud es: seguimos enamorándonos, elevándonos en el amor por la Divinidad y cada acción que realizamos es para beneficio de la Divinidad. El tercer paso es uno del que todos nosotros, hijos de Amma, hemos tenido vislumbres: en vez de sentir que “Yo estoy haciendo el trabajo”, sentimos y comprendemos que “Dios está trabajando a través de mi”.

Voy a concluir la charla compartiendo una experiencia que para mí ilustra este último paso, el de ser un instrumento en manos de Dios. Pasó hace más de 25 años. Uno de los primeros sevas que Amma me dio fue enseñar temas relacionados con ordenadores en el Instituto de Computación. Me dieron una asignatura de la que no tenía educación formal pero sí experiencia laboral. De vez en cuando me asignaban temas de los que no tenía conocimiento teórico, así que tenía que prepararme durante 4 o 5 horas para dar una clase de una hora. Un día me quedé en el centro de computación que está a 6 km del ashram, para poder preparar la clase del día siguiente durante la noche. Pero apareció un trabajo inesperado y me vi obligado a hacerlo, porque era la única persona disponible capacitada. Así que lo hice y, cuando terminé, era tan tarde y estaba tan cansado que no me veía capaz de estar 4 o 5 horas preparando la clase de la mañana siguiente. Pensé que lo mejor sería dormir unas horas, levantarme temprano y preparar la clase por la mañana. Pero estaba tan cansado que me desperté tarde, media hora antes del inicio de mi clase. No sabía que hacer, porque para mí era imposible enfrentarme a los estudiantes y decirles que no estaba preparado. Para mí era mi puja, mi servicio a Amma. Amma me había dado la tarea de enseñar a los estudiantes y para mí, el acudir al aula sin haberme preparado era abrumador. Miré el tema, leí el título y supe que de ese tema no tenía ni idea. Estaba muy triste. Lo quería hacer para Amma, pero no era capaz. Desde el fondo de mi corazón rogué a Amma: “No puedo enseñar esto. Tienes que hacerlo tú.” Y agarré el libro y me fui al aula, porque no tenía tiempo para nada más. Mientras iba hacia el aula pensaba que les podía hacer un examen sorpresa y así no tendría que dar la clase. Pero entonces pensé: “Al menos me sé el título del capítulo, voy a escribirlo en la pizarra”. Así que escribí el título del tema en la pizarra. Cuando terminé de escribir el título, que es todo lo que sabía del tema, me vino una idea sobre el capítulo a la cabeza, una idea muy clara. Sabía que era correcta, así que la escribí, y la expliqué. Antes de terminar y parar, vino el segundo punto, y después el tercero, y de repente era un torrente de ideas, y tenía que escribir muy rápido, porque me daba miedo que, si no lo escribía rápido, el conocimiento pasaría de largo a través de mí. Y no era mi conocimiento. Salía a través de mí. En ese momento comprendí que Amma había oído mi plegaria y estaba enseñando a través de mí. Yo era como una flauta, vacío, la música fluía a través de mí. Todavía recuerdo el nombre de la asignatura y del capítulo. La asignatura era, para los que sabéis de computación, “Diseño y análisis de sistemas” y el nombre concreto del tema era “Diagramas de flujo de datos”. No tenía ni idea de que iba, pero el conocimiento empezó a fluir a través de mí. En ese instante comprendí que Amma enseñaba a través de mí.

Un tiempo después, por la Gracia de Amma, tuve la oportunidad de estudiar la Bhagavad Gita y otras escrituras, y escuché muchas enseñanzas de Amma. Comprendí que eso era a lo que Amma se refería cuando hablaba de ser un instrumento en las manos de Dios. Por lo tanto, si practicamos los pasos de prasāda buddhi, aceptándolo todo como prasād, conseguimos paz. Entonces empezamos a desarrollar el amor por Dios, a hacerlo todo en beneficio de Dios. Y así desarrollamos más y más amor. Y al final, si continuamos así, entramos en el tercer estado.

Para mí fue un breve destello. Ahora entendemos que el propósito final de la vida es convertirnos en un instrumento en las manos de Dios. Dejemos que la música de la divinidad fluya a través de nosotros. Sólo será posible si nos volvemos huecos como la flauta y nuestros gustos y aversiones se mantienen aparte.

Con estas palabras, ofrezco todo lo que he dicho a los pies de loto de Amma. Si encontráis algo útil, es debido a la Gracia de Amma. Si encontráis algo erróneo o desagradable, perdonadme por favor, es a causa de mi ahamkāra, mis gustos y aversiones.

 
lōkāḥ samastāḥ sukhinō bhavantu 

lōkāḥ samastāḥ sukhinō bhavantu 

lōkāḥ samastāḥ sukhinō bhavantu 

 ōm̐ śāntiḥ śāntiḥ śāntiḥ

Om Sri Gurubhyo Namah

Hari Om

  

%MCEPASTEBIN%

Solo un Guru sabe cómo tratar a un discípulo.

Amma aprendió algo de joven. Algunas gallinas tras poner un huevo esperan algunos días para poner otro. Durante esos días la gallina cacarea mucho y descansa en su nido. Se agita mucho si te acercas a ella y hace mucho ruido. Algunas ni siquiera salen para comer incluso si tienen hambre.

La madre de Amma solía decir: “¡Oh, no! Si esa gallina se sienta ahí así, nunca pondrá otro huevo! Tenemos que hacer algo. Entonces iba al gallinero, cogía a la gallina y la tiraba a los remansos. Era muy triste. ¡Pobre gallina! ¡ni siquiera podía volar! Casi parecía que quisiera matarla. Pero la gallina batía las alas una y otra vez contra el agua y de alguna forma lograba volver a la orilla. Y otra vez, la madre de Amma tiraba la gallina al agua. Amma, pensaba muy triste, ¡pobre gallina! Por favor no la tires al agua, se ahogará y morirá.” Pero la gallina de nuevo batía las alas y volvía a la orilla. A menudo, la madre de Amma tiraba la gallina al agua por tercera vez. Finalmente, esta vez, cuando la gallina volvía a la orilla, sacudía las plumas y volvía a comer felizmente.

Sábado, 25 Julio 2020 21:48

La Tierra, madre de todas las madres

Haz un propósito en tu corazón de hacer todos los esfuerzos posibles con auto confianza.

Nuestra propia madre puede llevarnos en su regazo unos cinco años. Pero la madre Tierra tolera todos nuestros abusos y nos cuida durante toda nuestra vida. Los científicos aseguran que en los últimos sesenta años, el cuarenta por ciento de las algas marinas (fitoplancton) que son el fundamento de la vida marina y cuerpos de agua, ha sido erradicado.

Si el declive de estos organismos que dan vida y energía a los seres marinos continúa a este ritmo, acabarán extinguiéndose. El aumento en los niveles de dióxido de carbono es la causa de la muerte de los cangrejos.

El impacto del cambio climático es tan profundo que a veces árboles sanos a lo largo de la costa se secan en dos días, debido a ciclones inesperados y cambios en el clima. Nuestra propia madre puede llevarnos en su regazo unos cinco años pero la madre Tierra tolera nuestros abusos y cuida de nosotros durante toda nuestra vida.

Tienes que aceptar nuestras cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web. We use cookies to improve our website and your experience when using it. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information